Actualidad Deportes Internacionales

Atleta olímpica fue liquidada mediáticamente por una noche de placer 

Por Santiago Ottero

Dos años y medio después de su participación en las Olimpiadas de Río de Janeiro 2016, la clavadista brasileña Ingrid de Oliveira recuerda con tristeza y preocupación la forma en que los medios y gran parte de la opinión pública, tanto de su país como del mundo deportivo, liquidaron su reputación y la convirtieron  prácticamente en una mujerzuela.

Todo empezó en una habitación de la Villa Olímpica carioca una noche de agosto de 2016. Ingrid, entonces de 19 años, decide sostener un encuentro sexual con su compañero de olimpiadas, el remero Pedro  Gonçalves. Para hacer viable la cita le pide a su compañera de cuarto, Giovanna Pedroso, que la deje a solas por un tiempo prudencial.

Ocurre que Pedroso va con el chisme a los directivos deportivos de su país, y luego la información se filtra a la  prensa. Fue criticada duramente y le dijeron de todo. “Me acosaron, recibí pornografía, recibí ofertas sexuales y perdí trabajos; fui atacada por periódicos de todo el mundo”, ha confesado al portal UOL.

Diferencias en las críticas por ser mujer

Mientras ella era insultada con dureza por ser “una mujer que practica sexo”, con Gonçalvez ocurría lo contrario, él fue elogiado en las redes sociales. “Enhorabuena , eres un crack”, le dijeron, según cuenta Oliveira.

“En mi Instagram –según sus expresiones- además de insultarme mucho, escribieron cosas asquerosas. Sin contar la cantidad de fotos de desnudos que me mandaban por mensaje privado. Hubo uno que hasta me preguntó: ‘¿Cuánto cobras por tener sexo conmigo?’ ¡Qué rabia!”.

Oliveira dice que el tratamiento recibido en los medios de comunicación estuvo lleno de mentiras, totalmente distorsionado y “no fue justo”. Comenta que el sexo entre atletas es normal en los Juegos Olímpicos y que incluso en Río se repartieron 450 mil preservativos entre los 10 mil 500 participantes. “¿Para qué?” “¿Para hacer el globo y salir volando?”, reflexiona con ironía durante su entrevista en UOL.

Ingrid de Oliveira fue medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto, Canadá, en 2015 junto a su colega Giovanna Pedroso; con ella logró clasificar a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016, donde fracasó en salto sincronizado, luego de conocerse el encuentro sexual en que se vio envuelta y ser pulverizada mediáticamente; actualmente se prepara para las olimpiadas de Tokio 2020.

Como diría Lope de Vega: “No hay placer que no tenga por límite el pesar”. Tienes que saber cuándo y en qué momento lo haces en tanto te encuentras a puertas de un evento de competición de talla mundial. Qué te quede de lección, hermosa Ingrid.

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.