Actualidad Especiales

El poder destructivo de los plásticos en humanos y animales

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) inició una campaña para eliminar al 2022 los plásticos de los océanos.

Por Gilberto Anticona

El Perú utiliza 3000 millones de bolsas plásticas por año, en tanto que a nivel mundial el consumo es de 5 billones bolsas en cada período. Si seguimos a este ritmo irresponsable, en el año 2050 tendremos más plásticos que peces en el mar, el 96% de aves habrán ingerido estos dispositivos sintéticos y el 15% de especies marinas habrá muerto por ingestión o enredamiento.

Se trata de cifras oficiales, que además nos dicen que en Lima, el 46% de residuos plásticos son de un solo uso, en tanto que a nivel mundial el porcentaje de residuos plásticos, también de un solo uso, están a ritmo del 50%.

El tema es grave por cuanto hay residuos plásticos que matan miles de especies marinas y que demoran en degradarse entre 200 y 1000 años. Y mientras se efectúa ese proceso de desintegración, especialmente en los mares, se está alterando la cadena trófica, el ciclo de nutrientes y el equilibrio de los ecosistemas acuáticos.

Consecuencias para los humanos

En el proceso de degradación de los plásticos, estos se convierten en microplásticos, partículas menores a 5 mm hasta tamaños imperceptibles, nanométricos (millonésima parte de un milímetro).

Los microplásticos no solo están en el mar, y el hielo del Ártico, han sido detectados también en el agua de grifo y embotellada, en el polvo del medio ambiente, miel, así como en peces, aves, moluscos y tortugas, etc.

Los microplásticos de dimensiones nanométricas son un verdadero peligro, por cuanto pueden traspasar las membranas celulares y originar alteraciones del metabolismo energético, cambios en la fisiología hepática, así como contaminación de la sangre, debido a que contienen algunos aditivos como  el bisfenol A, un disruptivo endocrino.

Acciones en el Perú y el mundo

Conscientes de la contaminación, a principios de 2017, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) inició una campaña para eliminar al 2022 los plásticos de los océanos que incluía el hashtag (etiqueta) #Mareslimpios y el eslogan “¡Cambia los mares de plástico!”.

Desde entonces se han incorporado varias decenas de países a dicha campaña, entre los cuales destacan, en esta parte del continente, Chile, Costa Rica, Perú y Antigua y Barbuda, con prohibiciones concretas para el uso del plástico en plazos determinados; otras naciones como Colombia, México, Argentina y Ecuador han tomado medidas parciales, sobre todo en algunas ciudades, que tienden a impedir el uso del plásticos de un solo uso, ya sea mediante multas o impuestos.

En Perú, a comienzos de diciembre se aprobó la ‘Ley que regula el plástico de un solo uso y los recipientes o envases descartables’, que otorga un plazo de tres años a negocios y supermercados para reemplazar al cien por ciento las bolsas plásticas, sorbetes, envases y utensilios desechables de tecnopor y polietileno.

De tal manera que a partir de nuestro aniversario patrio en 2021, fecha del Bicentenario, las industrias y empresas en general están impedidas de fabricar plásticos no reutilizables y utensilios de difícil degradación, especialmente los de tecnopor, peligrosísimos para el medio ambiente.

Pero en ese ínterin hacia la prohibición total del plástico de un solo uso en el país, se les presenta una gran oportunidad a los emprendedores peruanos, pues pueden planificar y reacondicionar sus compañías e industrias en la producción de bolsas y envases compostables y biodegradables, como ya lo están haciendo algunas conocidas empresas, que están produciendo bolsas y envases de fibras naturales, almidón, bagazo de caña, hojas de palmera, etc.

 

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.