Actualidad Cultura

Madrugadores y pocas horas de sueño, el secreto de exitosos y triunfadores

Por Gilberto Anticona

Un conocido proverbio bíblico, relativo al encuentro con Dios, dice más o menos lo siguiente: “Yo amo a los que me aman, y me hallan los que temprano me buscan”.

Ese parece ser el secreto de muchos genios, profesionales y empresarios exitosos y triunfadores, que a través de los tiempos, tanto en la antigüedad como en épocas contemporáneas, han tratado de ganarle horas al tiempo, levantándose muy temprano o durmiendo pocas horas, buscando optimizar sus minutos a la consecución de sus objetivos.

Por ejemplo, el extinto Steve Jobs, cofundador de Apple, contaba que iniciaba su labor diaria en casa a las 6 de la mañana. Su sucesor, Tim Cook, mejoró su performance, puesto que a las 3.45 de la madrugada ya estaba en pie.

Si se trata de escritores y actores, Dan Brown (Código Da Vinci) y Dwayne ‘La Roca’ Johnson, ambos compiten por levantarse muy de mañana, a las 4 a.m. el primero de ellos y a las 5 a.m. el segundo de los citados.

Los empresarios Richard Branson (Virgin Group) y Howard Schultz (Starbucks) son igualmente grandes madrugadores, ya que están en movimiento a las 5 a.m. y 4.30 a.m., respectivamente; Branson empieza su día con ejercicios, paseo o un par de sets al tenis; por su  parte, Schultz saca a pasear a su perro y a continuación se ejercita también.

Genios y creadores

Otros grandes como Voltaire y Balzac dormían solo cuatro horas por noche; Mozart lo hacía un poquito más, cinco horas; el creador del psicoanálisis, Sigmund Freud, tenía una rutina de sueño de 1 a 6 de la mañana.

En cambio Thomas Edison y Leonardo Da Vinci tenían el hábito de tomar una siesta de 30 y 20 minutos cada cuatro horas, respectivamente, lo cual los lleva a un total de nomás de dos horas de sueño diarias para  cada uno de estos genios. Nikola Tesla, el inventor serbocroata, anda por ahí, puesto que dormitaba entre 12 de la noche a 2 la mañana, y luego, a seguir trabajando.

Políticos de ayer y de hoy

De los políticos actuales el que suele dormir menos es Donald Trump, ya que solo descansa tres horas por día, de 1 a 4 de la madrugada. Obama tiene un promedio de horas de sueño de seis horas, entre 1 a 7 de la mañana.

En cuanto a los políticos de antaño, la ex primera ministra Margaret Thatcher dormía solo cuatro horas, de 1 a 5 de la madrugada. En cambio Churchill, que creía que el sueño era la clave para el éxito, solía dedicarle a Morfeo siete horas en dos turnos, de 3 a 8 de la mañana y de 4.30 a 6.30 de la tarde, a ritmo de siesta y con cama dentro del Parlamento.

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.