Publicidad

Actualidad Politica

Rosa María Venegas reconoce que ingresó a oficina lacrada en la Fiscalía

Rosa María Venegas reconoce que ingreso a oficina lacrada en la Fiscalía (Foto. Congreso de la República).

Rosa María Venegas Mello, exasesora del exfiscal de la Nación, Pedro Chávarry, aceptó ser la persona que ingresó a la oficina de Juan Manuel Duarte Castro para retirar cajas con documentos, a pesar que habían sido lacradas por el fiscal José Domingo Pérez, como parte de las investigaciones al partido Fuerza 2011 (hoy Fuerza Popular).

“Los documentos me pertenecían, si se conocieran iban contra mi privacidad e intimidad. Como yo soy periodista tenía que resguardar información”, expresó.

Aseguró que su trabajo como asesora del exfiscal Pedro Chávarry tiene que ver con su función como periodista para lo cual tenía una permanente coordinación con el también exasesor Juan Manuel Duarte, quien lo convocó para trabajar en el despacho del Fiscal de la Nación.

Venegas Mello conoció a Duarte cuando ella se desempeñó como congresista de la República entre el 2006 y 2011 por el partido Unión por el Perú (UPP). En ese periodo, la exparlamentaria incorporó en su despacho como asesor a Duarte.

Cuando Duarte es incorporado a mediados del  año pasado como asesor de Chávarry, llama a Venegas y la incluye en la lista de asesores de Chavarry. Para el efecto, la exlegisladora renuncia a su condición de asesora de Karina Beteta, de Fuerza Popular, con quien trabajó  en los últimos años.

La exparlamentaria precisó que en la actualidad no tienen ninguna filiación partidaria y rechazó tener vínculos con el partido de Fuerza Popular o el Apra. También descartó relación con el legislador Javier Velásquez Quesquén.

Personal de la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad (DIVIAC) de la Policía Nacional del Perú identificó a Venegas Mello como la persona que retiró cajas con documentos de la oficina lacrada.

Según el exdecano del Colegio de Abogados de Lima, Mario Amoretti, Rosa María Venegas habría incurrido en el delito contra la administración de justicia en la modalidad de encubrimiento real que tiene una pena de cuatro años de prisión, sanción que puede aumentar a ocho si el autor del delito es un funcionario público.

“Si quiere el señor (José Domingo) Pérez que venga a mi casa que allane mi casa y que encuentre los documentos que yo saque, que son reservas de mis fuentes periodísticas porque yo el único trabajo que realice fue de comunicaciones”, señaló por su lado  Venegas Mello.

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.