Publicidad

Actualidad Internacionales

Trump le gana la partida a los transgénero en el Tribunal Supremo

Por Gilberto Anticona

En una votación de 5 a 4, el Tribunal Supremo (TS) de los Estados  Unidos ha respaldado el veto del presidente Donald Trump a los militares transgénero, medida impulsada por el gobierno de su antecesor, Barack Obama, y que había creado inestabilidad al interior de las instituciones militares norteamericanas.

Con la decisión del TS, Trump se anota una importante victoria política, puesto que su decisión prohibitiva de vetar a los transgénero, generada en el año 2017 a través de un memorando, no había podido hacerse efectiva, ya que que fue bloqueada por cortes de diversos estados.

Antecedentes

Como se recordará, en agosto de 2017, mediante memorando al Departamento de Defensa, el gobierno de Trump prohibió reclutar personal transgénero, aunque dejó en manos del Pentágono la continuidad de quienes ya estaban enrolados.

Dicho memo también estableció que el Ejército norteamericano no costearía ninguna operación de cambio de sexo, salvo algunas imprescindibles por cuestiones de salud para los militares que ya hayan comenzado tratamiento hormonal.

Al fundamentar su decisión de 2017, Trump señaló en aquella ocasión que “la Administración (Obama) anterior falló a la hora de justificar, con base suficiente, que cambiar la política del Departamento de Defensa no iba a entorpecer la efectividad militar y su capacidad letal, dificultar la cohesión o gravar los recursos militares”.

Posteriormente agregó en la red social: “Nuestros militares deben estar centrados en la victoria y no pueden cargar con los tremendos costes médicos y la alteración que los transgéneros supondrán en el Ejército”.

Durante el gobierno de Barack Obama, el sector transgénero (parte de los colectivos LGTBI) vio con buenos ojos el impulso dado por dicho gobierno en sus posibilidades de cambio de sexo cuando ya formaban parte del Ejército norteamericano, también se sintieron cómodos cuando se les dijo que al 1 de julio de 2017 podrían enrolarse abiertamente como militares, situación que no pudo hacerse realidad debido al triunfo del republicano Donald Trump.

Cambian la correlación de fuerzas

Con la llegada del juez católico Brett Kavanaugh, Trump cuenta con mayoría favorable en el TS integrado por nueve miembros, por ello, en noviembre de 2018 presentó un recurso ante dicha instancia judicial a fin de que se pronuncie sobre su decisión de veto a los trangénero, bloqueada por algunas cortes estaduales.

Al obtener este triunfo en el TS, el republicano se ha visto favorecido en sus políticas que buscan marcar distancia con aquellas impulsadas por Obama, abiertamente favorable a los grupos LGTBI y en contra de la mayoría cristiana y creyente de los EE.UU.

Y vaya que la gestión del republicano sí ha marcado distancia de la gestión demócrata. En menos de dos años aprobó la ley de libertad religiosa, prohibió los baños transgénero y le retiró los fondos a las organizaciones ‘mata niños’ (abortistas) que se habían camuflado tras los Obamacare y diversas organizaciones de la civilidad.

Es claro que por todo esto, el actual presidente norteamericano se ha ganado el odio a muerte de demócratas y LGTBI; aunque claro, ha salido ganador entre cristianos, creyentes y ciudadanos que quieren vivir libres de las dictaduras de ciertos colectivos y gobiernos perversos que quieren imponerles normas y principios contrarios a su fe, sus creencias y modos de vida.

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.