Publicidad

Actualidad

Xoana murió trae caer a pozo ubicado en plaza de Cerro Azul

Xoana Guerra Guerrero, la pequeña de dos años que desapareció ante un descuido de sus padres mientras jugaba en la Plaza de Armas de Cerro Azul, provincia de Cañete, Departamento de Lima, no fue secuestrada por la delincuencia o algún enemigo del padre o la madre, tampoco algún  familiar tuvo algo que ver con la pérdida de la menor.

Ella perdió la vida trae caer a una de las tres salas de máquinas de la pileta de la plaza de Armas que se ubica a tres metros sobre tierra y que  de acuerdo a las versiones iniciales recogidas por la prensa televisiva en el lugar, estaba inoperativa pero cubierta de agua, producto de la filtración.

Rescate de Xoanita, la pequeña que e4ncontrò la muerte tras caer a un pozo subterráneo ubicado en la misma plaza donde se extravió (Foto: agencia andina).

Las puertas de acceso están al ras del piso y a pesar que son de fierro, no cuentan con ningún elemento de seguridad. Cualquier persona, sin mayor esfuerzo,  puede levantar las tapas, perder el equilibrio y caer al fondo donde se encuentran las máquinas cubiertas de agua.

Aún es materia de investigación el hecho de determinar si la niña, cuya desaparición movilizó a la localidad cerroazulina y a las distintas dependencias de la Policía Nacional del Perú, encontró abierto el buzón o en su defecto, sin saberlo empujó la tapa del pozo, circunstancias que habría provocado su caída.

Recuperación

La recuperación del cuerpo de Xohana por parte de buzos especializados de la Policía de Salvataje se produjo tres horas después que el pescador Édgar Ramírez hallara el cuerpo en uno de los pozos. Èl había sido convocado ante la alerta del vecino  Cristian Arias de que la pequeña podría haberse caído a los pozos de agua que hay en la Plaza de Armas.

Policías equipados con tanques de oxígeno y otros implementos de seguridad que los ayudaron a ingresar al recinto de hasta tres metros de profundidad, lograron extraer el cuerpo.

Previamente, los agentes acordonaron la Plaza de Armas de Cerro Azul y colocaron paneles alrededor del pozo para evitar la toma de imágenes por parte de la prensa y el ingreso de público que podría afectar el trabajo del personal especializado. Tras recuperar el cadáver, se determinará su identidad y confirmará si se trata de la niña Xohana Guerra.

“Todo hace pensar que es la niña (Xohana), por la vestimenta y el tamaño. La identificación plena la harán especialistas del Ministerio Público”, declaró el jefe de la Región Policial de Lima, general PNP Gastón Rodríguez.

 

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.