Deportes

Yanet Sovero: Una madre que lucha

Entrevista de: Ubaldo Villalobos

Yanet Sovero Niño se considera una mujer luchadora. No solo por el deporte que practíca, ha pasado circunstancias díficiles en la vida y por su temperamento pudo superarlas. Actuamente tiene 36 años. La más cariñosa de su familia. Son 10 hijos, 6 mujeres y 4 hombres. Es una de la caras de Perú para Lima 2019.

Criada en una familia militarizada, su castigo de pequeña era levantarse a las 5 de la mañana a correr. El deporte fue una recurrente siempre. Debutó en el año 2000 y dejó momentáneamente la lucha en 2006. Se dedicó enteramente a su familia. Tuvo un hijo que a sus 3 años y medio la vio volver al deporte por el que tanto se esmera.

“La voluntad es todo, en el deporte como en la vida”

¿Qué dice tu hijo acerca de este deporte que practicas?

¡Retírate! Siempre me ha dicho que la lucha libre nos aleja, me trae lesiones y dolores. Cuando tengo que ponerme inyecciones, el viene y me dice: “Mamita piensa en mí, nada te va a doler”. Él me quiere en casa.

¿Cómo te consideras en el deporte?

Soy una persona hiperactiva, todo el tiempo estoy entrenando. La voluntad es todo, en el deporte como en la vida. Las chicas con las que entreno ahora me dicen ‘la eléctrica’. Me encanta impulsar al talento joven.

Dejaste la lucha en 2006, ¿cuáles fueron los motivos para volver en 2011?

Sentía que algo me faltaba, mi esposo Nilton seguía ligado a la lucha libre y yo veía como practicaban el deporte que tanto quería. Un día decidí pesarme y cambié a la categoría de 68kg. Le dije a Nilton: “Yo solo quiero luchar, quiero sentir ese dolor que te da cuando te golpeas en el colchón”. Sí, toda masoquista yo, pero esto es mi pasión.

Foto: Linda Cabana

Un entrenador me dijo: “¿Para qué has venido? Dedícate a cuidar a tus hijos, ya das vergüenza”

¿Cómo conseguiste el apoyo de tu esposo?

Un día llegué de casualidad a un entrenamiento y competí con dos chicas más jóvenes. Gané y perdí, pero el problema sucedió a la salida. Un entrenador me dijo: “¿Para qué has venido? Dedícate a cuidar a tus hijos, ya das vergüenza”. Nilton le respondió que sus luchadoras daban pena, que no podía creer como una madre de familia había hecho sufrir a los otros deportistas. Luego de esa experiencia, vi que aún estaba apta y bueno fue el clasificatorio a Guadalajara lo que me puso de nuevo en ruedo en diciembre de 2011.

Existe poca atención para los deportes que no sean fútbol, ¿Qué opinas?

La prensa es un factor determinante en estos casos, porque no se vende la lucha femenina. Existe poca difusión de los deportes de contacto que tienen muchas medallas a nivel internacional. Mi mejor recuerdo es de Cochabamba en 2018. Espero que sea la más oportuna, ya que habrá un poco más de difusión.

Foto: Linda Cabana

¿Qué tal te fue en Rio 2016?

Recuerdo más Toronto 2015 que Río 2016. En Brasil no gané nada, fue una participación desapercibida. Lo que pasó en el clasificatorio de Toronto fue algo que nunca olvidaré: Un día antes de competir falleció mi hermano. Fue difícil ir a competir, pero en una llave que no podía salir, vi su rostro. En un momento pude revertir la situación, gané y logré clasificar.

De cara a la Lima 2019, ¿cómo te ves?

En el podio. Es cierto, que se organice en Lima es una gran presión ya que estaremos ante los ojos de más personas locales. Así como es presión, también es respaldo ya que en los resultados positivos se va escuchar muchos ánimos. Antes los rivales se alegraban porque les tocaba una peruana, hoy en día las cosas han cambiado. Estudio a mis rivales, sé en qué parte ataca cada una. 

¿Te encantaría ver a tu hijo en la tribuna junto a la familia?

Sería hermoso, lo mandaría al coliseo con su hermano que también practíca lucha libre. Mi familia es un factor clave en todo esto. Espero que mi hijo esté en tribuna en Lima, que grite fuerte por la mamita que lo ama tanto. Si sigo en el deporte es por él. El deporte nos está dando beneficios que me dan oportunidad de darle lo que yo no tuve. Evitar carencias y darle muchas comodidades. Yo tenía que dormir con cuatro más en una cama; sin embargo, él tiene una habitación sola. Vivimos en un departamento con mi esposo. Hay muchas cosas que se merece mi hijo.

Tokio 2020, ¿la última prueba?

A mis 36 años sí, es la última competencia a la que aspiro antes del retiro definitivo. He clasificado por mérito propio a Lima 2019, no por ser sede. Estoy muy concentrada en lo que quiero, soy clara. Tengo temor por el tema de la lesión.

Foto: Linda Cabana
A pesar de la poca difusión que existe, sabemos que estos deportes nos han dado gran cantidad de medallas y muchos éxitos a nivel mundial, ¿qué mensaje le dejarías a la gente que quiere seguir este rumbo?

Mi mensaje es que si quieren practicar algún deporte que lo hagan. Ya sea en paralelo con algún trabajo que tengan o estudiando una carrera, que se den un tiempo, la satisfacción personal es el factor clave que rescato del deporte.

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.