Publicidad

Internacionales

NNUU: A menor vitamina A, mayor es el riesgo de la mortalidad infantil

El consumo de determinados nutrientes reduce el riesgo de que los niños caigan enfermos o fallezcan, especialmente en aquellos países donde la tasa de mortalidad es alta. Según revela el último informe de UNICEF, el número de menores que no tienen acceso a esta vitamina ha aumentado, así como los programas de suministro destinados a las zonas más vulnerables.

La vitamina A activa el sistema inmunológico, previniendo la ceguera infantil y protegiendo a los niños de enfermedades potencialmente mortales, como son el sarampión o la diarrea. De hecho, entre los seis meses y los cinco años, dos suplementos con altas dosis de este nutriente, espaciados entre cuatro y seis meses, pueden fortalecer el organismo y aumentar las posibilidades de sobrevivir.

Para los niños que viven en países donde la tasa de mortalidad infantil es alta, la falta de vitamina A constituye un grave problema sanitario y, por lo tanto, tener acceso a estos suplementos constituye una pieza clave a la hora de mejorar la salud de los más pequeños.

Según un informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, solo el 64 % de los menos necesitados recibe los beneficios de este nutriente, dejando indefensos a cerca de 140 millones de niños en el mundo.

Disminuyen los programas, aumenta el riesgo

Durante 2016, los programas para administrar vitamina A se han reducido a más de la mitad en los países con las tasas más altas de mortalidad infantil, por lo que el número de menores desprotegidos se ha multiplicado de 19 a 62 millones en cuestión de un año.

El Fondo informa de que, de los 82 países prioritarios para los programas de entrega de suplementos, 57 no tienen datos disponibles sobre su cobertura y solo 20 de ellos alcanzan el 80 % de la misma.

La situación es particularmente alarmante en África Central y Occidental, donde la erradicación de la polio ha desviado el interés en los programas de inmunización, que alcanzan solo a cerca de la mitad de la población.

Se requieren más esfuerzos

La eficacia de los programas de suministro es variable, por lo que el Fondo señala que resulta imprescindible que los países los integren dentro de sus sistemas sanitarios. De esta forma, las iniciativas para proporcionar vitamina A entrarían a formar parte de la organización, financiación y entrega de servicios nutricionales y de salud. Además, UNICEF ha solicitado que se mejore el uso de cartillas infantiles para mejorar seguimiento de cada niño

Asimismo, el Fondo ha utilizado los datos para alentar a la comunidad internacional, y a los gobiernos en particular, a fortalecer su compromiso a la hora de suministrar dosis de vitamina A, especialmente en los países vulnerables.

[wysija_form id=”1″]

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.