Publicidad

Opinión

“¿Pobreza? ¡Alto allí! ¿De qué se trata?

En reciente publicación de CENTRUM Católica, encontramos al país en un crecimiento relativo, según la estadística del Índice de Progreso Social (PS) regional en el 2017. En la que si bien no se encuentran datos para aplaudir, muestra una realidad en cifras, respecto del bienestar de las personas, específicamente de sus necesidades básicas humanas, fundamentos de bienestar y oportunidades.

Otra publicación, del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, señala que el empleo cayó en 10 de 14 de las principales ciudades costeñas, solo durante febrero 2018. Y una tendencia a la baja con pronóstico de caída para los siguientes tres meses.

En el 2017, el empleo formal disminuyó en 2,8% en 2017, mientras que el informal creció en 5,7% (INEI).

Otra noticia, de consuelo en medio de las cifras anteriores, indica que crecen los anuncios de requerimiento de empleo de personal en 26,4%; y se pronostica un salto en el crecimiento de la economía, en el segundo trimestre 2017, respecto del primero, de 3% a 4,1%.

Otra información explica que el 37,8% de la población se ubica en el ámbito de la clase media; y que cerca del 50% de la clase media pertenece al sector informal.

Un funcionario de la OCDE manifiesta que hay un 40% de la población que es vulnerable y en cualquier momento cae en la pobreza. El estudio multidimensional de la misma institución advierte “que muchos peruanos se hallan en una situación de inestabilidad desde de la que fácilmente podrían caer de nuevo en la pobreza”.

Y el 24 de abril, el INEI nos obsequia una información que nos obliga a un cuidado especial: la pobreza monetaria se incrementó en un punto porcentual del 2016 al 2017; es decir de 20,7% a 21,7%. Con nuevos 375mil pobres, totalizando 6 906 249 pobres en Perú.

La fuente del INEI agrega que la población en pobreza monetaria comprende: 50,1% con estudios primarios; más del 40% tiene secundaria; y 7,4% con educación superior; dentro de este grupo, se incluye un 2,6% que tiene formación superior universitaria, lo que significa que hay unos 602 940 profesionales en estado de pobreza monetaria…???

En el año 2017, la pobreza en Lima Metropolitana afectó al 13.3% de la población, es decir, 2.3 puntos porcentuales más que en el año 2016, seguido de la Selva rural donde creció en 2.1 puntos (39.3% a 41.4%), Costa urbana en 1.3 puntos (13.7% a 15.0%) y Selva urbana en 0.9 puntos porcentuales (19.6% a 20.5%).

La actual metodología para identificar al pobre se resume en el monto de ingreso para pasar la línea de pobreza, que es de S/.338,00; si el individuo percibe S/.337,00 o menos es pobre; pero si percibe S/.339.00 o más, entonces ya no es pobre. Y para la extrema pobreza la línea es de S/.183,00. En esto es preciso hacer reajustes para una medición más especializada.

Sirvan estos datos para tipificar la crisis de pobreza actual.

Sin embargo, es oportuno considerar que en el 2017 el llamado “Niño Costero” afectó al país y contribuyó con el estado de pobreza, ahora hecho cifras. Lo curioso en el reporte del INEI es que solo Lambayeque muestra incremento de pobreza; no así Tumbes, Piura y La Libertad que también fueron impactados.

Dejo el marco de análisis. Habrá otro reporte para tratar sobre las causas, la falta de reacción del Gobierno; la ausencia de medidas de emergencia para reactivar la economía en los lugares más desfavorecidos; y, sobre todo, los indicadores que habrá de resaltar para monitorear la superación de la pobreza”.

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.