Cipriani pide que todos “bajen el nivel de tanto grito, insulto y echar culpas”

“No creo que en este momento estemos para hacer encuestas qué dice uno o qué dice el otro. Estamos para que prime el sentido común, la sensatez; para que bajen el nivel un poco todos de tanto grito, insulto y echar culpas; y levantar un poco más ese Perú que todos reclamamos. (…) Le toca de manera principal al Ejecutivo tomar decisiones en poco tiempo. Ojalá todos los peruanos estén dispuestos a aceptar si se les pide una colaboración y dejen de lados problemas personales, familiares y económicos”.

En estos términos se expresó hoy el cardenal Juan Luis Cipriani en momentos que el país atraviesa por una crisis política originada por el desentendimiento entre el Ejecutivo y el Legislativo, que dio lugar a que el Consejo de Ministros apele a la cuestión de confianza y que el Congreso de la República rehuse acceder al pedido, situación que provocó la inmediata renuncia del gabinete ministerial en pleno y dejó abierta la puerta para que en una próxima situación similar el presidente de la República disuelva el Parlamento y llame a elecciones adelantadas.

“Mi primera respuesta es el lema de la visita del Papa: Unidos por la Esperanza. Ante una situación de crisis, ante un desafío como el que tenemos ahora en el campo político, cabe que se salga adelante y se mejore. Todos tenemos responsabilidad para, de diferente manera, colaborar para que de esta situación de crisis saquemos algo positivo. Animó a ver con esperanza cómo construir un mejor planteamiento a futuro y dejar de lado lenguajes de odio, venganza, envidia y desconfianza.”, expresó el cardenal.

Agregó: “Abandonemos en la discusión política el lenguaje y los gestos de maltrato y de confusión. Cuando uno piensa que parte de la política es el insulto, no es verdad; si uno piensa que parte de la política es la mentira, no es así. Pienso que es el momento para que; buscando la verdad, la justicia y el respeto mutuo; quitemos del ambiente esas circunstancias que permanentemente se escuchan en todos lados, que unos tienen la verdad y otros están equivocados; ese descarte, ese excluir. Tenemos que desterrar, por lo menos en esta coyuntura, un panorama así”.

Sostuvo que las grandes mayorías esperan que todos miremos hacia adelante buscando el bien común. “El bien común es lo que esperan las grandes mayorías, que están clamando por una mejor atención de salud, por una mejor seguridad ciudadana, por una mejor educación, por un mayor respeto a la moralidad pública, por una mayor honradez, por un respeto a la religiosidad de nuestro pueblo, por un respeto a la familia y a los niños. Pero no como parte de su ideología para sacar ventaja, sino con cierta magnanimidad de hacer un esfuerzo serio de aceptar a gente diferente”, enfatizó.

Precisó que una de las llamadas que hace el país es que tienen que juntarse diferentes formas de pensar y de ser; para de este modo abrir un poco el panorama. “Hay que abrir un poco el panorama. Yo no estoy hablando de coyuntura política partidaria, por eso no menciono nombres ni grupos, sino que como actitud de diálogo ante una crisis, podemos salir muy fortalecidos si dejamos de pensar que el diálogo tiene que ser entre dos personas al frente de dos grupos, no. Es un diálogo más abierto, no burocrático, no me refiero a que se junten 48 para hacer diferentes políticas, sino un diálogo para poner hoy y ahora un gabinete que le dé cierta estabilidad al país”, precisó el primado de la Iglesia Católica peruana.

Suscríbase en nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en tu correo electrónico

 

Deja un comentario