Publicidad

Opinión Politica Portada

Ecuador: Lenin Moreno versus Julián Assange

por Gilberto Anticona

Lenin  Moreno, flamante presidente de Ecuador, acaba de estrenar un nuevo estilo de trabajo en su relación con los hombres de prensa de su país.  Y lo ha hecho en el salón de banquetes del Palacio de Carondelet, en donde se hicieron presentes numerosos periodistas de distintas orientaciones y denominaciones, entre independientes y aquellos sumamente críticos de la gestión de su antecesor Rafael Correa.

La reunión iba de mejor, y el mandatario,  incluso, soltó una frase que cayó  muy bien a los cuajados cronistas políticos: “Igual que todos, señores periodistas, siempre serán bienvenidos acá”, dijo en tono de buen talante.

Esta última frase permitía avizorar que a corto y mediano plazos, las tensas relaciones entre la prensa independiente y el máximo representante del país irían por mejores rumbos. Nada de pechadas, amenazas legales, puyas y frases discordantes que enturbien las buenas relaciones con el cuarto poder del Estado.

Lo malo vino después cuando hizo una referencia al ciberactivista, programador y editor de WikiLeaks, Julián Assange. “Es un hacker, algo que nosotros rechazamos”. A renglón seguido mostró su animadversión contra el australiano, aunque trató de morigerarla de alguna manera, al sentenciar: “En forma particular, yo lo rechazo, pero respeto la condición en la que está en respeto a sus derechos humanos, pero pido que él respete la condición en la que se encuentra”.

No obstante, Julián Assange, desde su mullida suite en la embajada ecuatoriana de Londres, no se quedó callado y respondió poco después. “Publicar pruebas de corrupción no es hackear. Soy periodista y editor. Ni siquiera EE.UU. me tilda de hacker”, gritó a todo pulmón a través de un tuit.

Es evidente que d n Lenin Moreno se fue de boca y recibió lo suyo. La misión de un gobernante que recién empieza su dura tarea no es lanzar dardos verbales al enemigo de ocasión, sobre todo si se trata de un personaje que, con todos los antecedentes nada santos que pueda tener, es un tipo con una inmensa popularidad entre los hombres de prensa, que mes a mes esperan sus revelaciones de documentos secretos a través de WikiLeaks.

Si continúa así, no hay duda de que el presidente ecuatoriano podría seguir la huella de dos gobernantes bocazas que conocemos: Donald Trump, quien tildó de “violadores” a los mexicanos, o nuestro conocido PPK, que al referirse a Verónika Mendoza, dijo de ella que “nunca ha hecho nada en su perra vida”, y en relación a su excontrincante en las pasadas elecciones, Keiko Fujimori, espetó duramente: “Hijo de ratero es ratero también”.

Suscríbase en nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.

[wysija_form id=”1″]

 

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.