Graña Miró Quezada: expresidentes me convocaban para acelerar proyectos

Según versión del exdirectivo de la constructora Graña y Montero, José Alejandro Graña Miró Quesada, los ex presidentes Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala lo convocaban a Palacio de Gobierno para acelerar el proceso de licitación de algunas obras.

El empresario compareció ante la Comisión Investigadora Multipartidaria, encargada de investigar los presuntos sobornos, coimas y dádivas en los que están involucradas las constructoras brasileñas, con empresas, funcionarios y ex autoridades peruanas.

Durante su presentación que duró más de cinco horas, la presidenta de la comisión, Rosa María Bartra Barriga (Fuerza Popular) le recordó que sus visitas a la sede del Gobierno coincidían, a veces, con la dación de normas que favorecían a las obras que concesionaba o ejecutaban.

Graña Miró Quesada no detalló lo tratado en dichas citas pero comentó que algunas ocasiones, las convocatorias se realizaban a través de la Secretaría General de Palacio de Gobierno. Esto fue detallado cuando comentaba una visita puntual que realizó en 2009 a Luis Nava, y dijo que esta terminó en un encuentro con el exmandatario Alan García.

Al informar sobre la participación de su empresa en el proyecto IIRSA Sur, explicó que los riesgos adicionales del proyecto demandó una disminución de las utilidades por más de US$ 20 millones.

Tras negar que haya participado en pago de coimas o haya conocido de estas prácticas ilegales, explicó que se asoció con Odebrecht en 2015, después de que estallara el escándalo en Brasil, a sugerencia del otro consorciado, Enagás, para “salvar” el proyecto Gasoducto Sur. Calificó como una “mala decisión” dicha sociedad con la brasileña y comentó que renunció al directorio de la constructora por la decisión del gobierno de paralizar la ejecución del Gasoducto.

Víctor Andrés García Belaunde le consultó sobre los motivos por los cuáles su empresa no ha demandado a su consorciada por daño moral, y su respuesta fue que “ese es un tema que estuvimos analizando con nuestros abogados pero era un problema bastante más complicado”.

Graña informó también que el diseño del proceso de entrega en concesión del proyecto IIRSA Sur colocaba en desventaja a las empresas peruanas frente a las extranjeras, por los montos de inversión que se exigía a los postores. Esto generaba la necesidad de formar consorcios con empresas extranjeras.

En otro momento, confesó que en una ocasión la exprimera dama, Nadine Heredia, lo convocó a Palacio de Gobierno para pedirle que influyera en el cambio de la línea editorial del diario El Comercio. Agregó que el expresidente Ollanta Humala también le pidió lo mismo.

Agregó que ello se produjo hace unos cuatro años y que le respondió que el formar parte del directorio del Grupo El Comercio no implicaba que tuviera decisión sobre la línea editorial.

SNIP extemporáneo

En otro momento de su presentación, Graña Miró Quesada fue consultado por Bartra sobre la falta de la aprobación del Sistema Nacional de Inversión Privada (SNIP) para el caso Tren Eléctrico. Al respecto, admitió que el mismo fue aprobado extemporáneamente en 2010, al año siguiente de la adjudicación de la buena pro y cuando la obra estaba en ejecución. Dijo que esto representaba un riesgo pero que no le tomaron importancia.

Asimismo, se refirió al caso de Jhonny Garro, ex gerente de la Unidad Gerencia de Operaciones y Mantenimiento de la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico (AATE), entre 2009 y 2011, quien participó en el incremento injustificado del valor referencial de US$ 344 millones a US$ 431 millones, confirmando que este, al término de su vínculo contractual con AATE, en diciembre de 2011, pasó a laborar inmediatamente a GyM Ferrovías S.A.

Bartra destacó que este hecho es irregular porque la Ley 25788, Ley que establece prohibiciones e incompatibilidades de funcionarios y servidores públicos, impedía a Garro trabajar en Graña y Montero hasta después de un año de haber cesado.

Deja un comentario