Publicidad

Politica Vídeos

Nadine desalojó a gritos a periodistas que invadieron la cochera de su casa

Tal como estaba programado salió Nadine Heredia Alarcón del anexo del penal de Mujeres de Chorrillos y tras cruzar la puerta del penal, sonrió.  Recibió aplausos de decenas de sus simpatizantes y en medio de una nube de cámaras de televisión y reporteros gráficos ingresó a la camioneta que conducía su hermano Ilan con destino a su domicilio en Surco.

El vehículo que trasladaba a  Heredia Alarcón fue seguido por decenas de periodistas que buscaban recoger las primeras declaraciones en libertad de Nadine.

Terminó la travesía en su domicilio, a donde ingresó al abrirse la puerta de la cochera. Los periodistas que la habían seguido con a bordo de las unidades móviles de sus medios de comunicación y aquellos que hacían guardia en la residencia de los Humala-Heredia, ingresaron también a la cochera  en el momento que la puerta levadiza permanecía abierta.

Sorprendida Nadine Heredia se quedó durante varios minutos en el interior del vehículo que fue prácticamente rodeado por los periodistas.

Luego de varios minutos  bajó no para declarar sobre su excarcelación sino para pedir primero y luego empujar a los periodistas que se acercaban a ella que se retiren de su casa y a gritos señalaba que estaban invadiendo propiedad privada. ¡Están invadiendo propiedad privada, entienden! ¡Fuera de mi casa!, exclamaba. La misma actitud mostraba su hermano Ilan.

Los periodistas que habían cruzado la línea de la vía pública y la propiedad privada no tuvieron otra alternativa que acatar la decisión de la exprimera dama y  procedieron a retirarse uno a uno.

En pocos minutos, la alegría que le significaba recuperar su libertad después de una batalla legal y constitucional que duró casi nueve meses quedó convertida en ira y enojo contra los profesionales de la información que si bien  faltaron a las reglas de la buena costumbre al ingresar a una vivienda sin autorización, lo único que buscaban era recoger las impresiones de la exprimera dama.

Era notoria la ausencia policial. No hubo policías que abrieran paso al vehículo que trasladaba a Heredia Alarcón desde el penal a su domicilio ni tampoco agentes del orden en su domicilio de Surco.

Liberación de Humala

Todo lo contrario sucedió con la salida del establecimiento penitenciario de Barbadillo con el expresidente Ollanta Humala, quien lucía de terno y corbata. La Policía Nacional montó un estricto cordón de seguridad que impedía a los periodistas acercarse a él o en su defecto perseguirlo a bordo de sus unidades vehículares como sucedió con su esposa Nadine Heredia.

Tras dejar la prisión, Humala improvisó una declaración y parado en el vehículo que lo trasladaba agradeció a la militancia y a sus abogados que han logrado que prevalezca el Estado de Derecho y la Constitución.

“Ahora mi pensamiento y mi corazón están con mi familia”, señaló tras anunciar que se dirigía al local del Partido Naconalista Peruano antes de encontrarse con su esposa e hijos en su domicilio de Surco.

[wysija_form id=”1″]

 

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.