Publicidad

Politica

Odebrecht y los políticos: cómo y dónde fueron los aportes

A la luz de las notas escritas por Romina Mella y Gustavo Gorriti, de IDL Reporteros y Graciela Villasis de El Comercio, extraídas de la declaración de Jorge Barata a los fiscales peruanos encabezados por el fiscal José Domingo Pérez, se conocen a cuánto ascienden los aportes ilícitos, a quienes se entregó y en qué circunstancias.

¿Qué credibilidad tiene la palabra de Barata? Según el procurador brasileño Orlando Martello y el abogado del exdirector en el Perú de Odebrecht, Carlos Kauffman, el empresario no podía mentir porque perdería el beneficio de delator premiado en Brasil y, en consecuencia, su libertad. Similar posición expresó el fiscal Rafael Vela, coordinador de las fiscalías de lavado de activos del Perú, luego de la diligencia.

La diligencia se inició a raíz de la anotación “Aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita”, que quedó registrada en el celular de Marcelo Odebrecht, terminó luego de 5 horas y 20 minutos. A pedido de la defensa de Fujimori, el interrogatorio se realizó en portugués y no en español, como se hizo en la primera sesión cuanto se trató el caso de Ollanta Humala y Nedine Heredia. Veamos la nota de IDL:

DL Reporteros: Odebrecht (Foto: IDL-reporteros.pe)

En la campaña presidencial de 2011, Odebrecht aportó un millón 200 mil dólares a la candidatura de Keiko Fujimori. De esa cantidad, por lo menos un millón de dólares provino de lo que eufemísticamente se llama dinero “no contabilizado”. Es decir, dinero ilícito manejado por el que fue Sector de Operaciones Estructuradas de Odebrecht.

El primer millón se entregó a dos altos dirigentes del fujimorismo de entonces: Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya. Al dar su testimonio, Barata no recordó con precisión el nombre de pila de Bedoya. Lo buscaron en internet y Barata lo reconoció de inmediato.

Según Barata, el dinero fue entregado directamente por él a Yoshiyama y Bedoya en una casa de San Isidro de recia construcción. ¿La dirección? Octavio Espinosa 220. El ex jefe de Odebrecht no sabía de quién era la casa, pero indica que los encuentros fueron ahí.

El millón de dólares se aportó en varias partes, según el testimonio de Barata. En la primera vuelta hicieron una entrega de 500 mil dólares.

En la segunda vuelta, ante el desagrado de Barata por haber servido de conducto para la entrega de 3 millones de dólares donados por el PT a Humala (que ayudaron sin duda a este a pasar sorpresivamente a la segunda vuelta), Marcelo Odebrecht sugirió, como es conocido, darle 500 más a Keiko. Y Barata le dio otros 500 mil dólares a la campaña de Keiko, a las mismas personas, en varias armadas que entregó tanto en la casa de Octavio Espinosa como en las oficinas de Odebrecht. Todo en efectivo, provisto por el Sector de Operaciones Estructuradas.

(Hay una observación que hizo Barata que, como nota a pie de página, ayuda a explicar la evolución de montos de contribución electoral. Cuando recibió la orden de entregar 3 millones de dólares a Humala, Barata le dijo a Marcelo Odebrecht que el monto era “absolutamente desproporcionado” para los estándares peruanos y que iba a aumentar las exigencias de otros. Los 500 mil más fueron para cerrar una brecha de contribuciones).

En la fase final de la campaña de segunda vuelta, Barata relató que el entonces saliente presidente de la Confiep, Ricardo Briceño, convocó a una reunión de las principales empresas del país, entre las cuales estaba Odebrecht. A tenor del testimonio de Barata, en esa reunión, en el local de la Confiep, participaron representantes del Grupo Gloria, el Grupo Romero, el Grupo Breca, Repsol, Telefónica, además de Odebrecht.

Siempre de acuerdo con el testimonio de Barata, Briceño dijo haberlos convocado porque la candidatura de Keiko Fujimori estaba “en problemas” ante el avance de la de Humala. Les pidió hacer contribuciones a favor de Fujimori. En nombre de Odebrecht, Barata contribuyó con 200 mil dólares más. No recordó, sin embargo, si el dinero fue entregado en efectivo o usado para un pago directo en publicidad. Estos 200 mil dólares no provinieron, a diferencia del millón previo, del sector de operaciones estructuradas. Al estar contabilizados son más rastreables.

Los aportes se hicieron a Yoshiyama y Bedoya, no con Keiko Fujimori, a quien Barata indica conocer desde 1998 pero sin llegar a tener confianza con ella. Barata la describe como “distante y formal”.

¿Fue alguna vez acompañado Barata? Cree haber ido en una o dos ocasiones acompañado por Raymundo Serra.

Otra candidatura de 2011 a la que Odebrecht aportó dinero fue, según indica Barata, la de Pedro Pablo Kuczynski. El ex jefe de Odebrecht en Perú informó que el aporte entregado fue de 300 mil dólares y que quien recibió el dinero fue Susana de la Puente, la actual embajadora del gobierno de Kuczynski en el Reino Unido. De acuerdo con la confesión de aquél, el dinero fue entregado en varias armadas en la sede de Odebrecht en San Isidro. La donación no se hizo, dice Barata, por un ofrecimiento de Odebrecht sino por una petición de Susana de la Puente, quien habría recogido varias armadas, con la excepción de un par de veces, en las que fue otra persona a solicitud de la hoy embajadora. No hubo, declaró el ex funcionario de Odebrecht, otra contribución a esa campaña de PPK.

PPK, Keiko, Alan y Susana todos bajo la sombra de Odebrecht (Foto: composición: agendapais.com).

En 2011, Odebrecht aportó también 700 mil dólares a la campaña presidencial de Alejandro Toledo, quien lideró las encuestas durante parte de la campaña. La plata provino también de los “recursos no contabilizados” del sector de operaciones estructuradas. El intermediario, cómo no, fue Avi Dan On, el mismo que inició las negociaciones para el pago de coimas en el proyecto IIRSA Sur. Todos estaban familiarizados con los procesos de la cutra.

Así que en las elecciones de 2011, Odebrecht contribuyó o canalizó contribuciones a cuatro candidatos: Tres millones de dólares a Ollanta Humala; un millón 200 mil a Keiko Fujimori, 700 mil dólares a Toledo y 300 mil dólares a PPK. Salvo 200 mil dólares, todo el resto fue dinero ilícito del Sector de Operaciones Estructuradas.

En las elecciones generales anteriores, las de 2006, Odebrecht aportó, de acuerdo con Barata, solo a una campaña, la de Alan García, que fue la que ganó. La persona que coordinó la donación y recibió el dinero fue, según Barata, Luis Alva Castro, el veterano líder aprista. El monto total de la donación fue, de acuerdo con el testimonio, de 200 mil dólares, entregados en varias partidas por Barata a Alva Castro, parte en el local del partido aprista y parte en el departamento de este último. Todo el dinero provino de “recursos no contabilizados”.

Cuando uno de los fiscales preguntó a Barata si Alan García conocía de la donación, Barata repuso que esperaba que sí, por la proximidad de Alva Castro a García. ¿Hubo agradecimiento de este? Según Barata, en una visita de Marcelo Odebrecht al ya electo presidente peruano, García expresó sus “muchas gracias por el apoyo”, aunque sin precisar a qué apoyo se refería. Eso lo detalla Marcelo Odebrecht en su propia declaración. El aporte fue comparativamente bajo, pero el único que hizo Odebrecht en esa campaña.

En 2011, dijo Barata, la compañía no aportó a la candidatura aprista “porque se pidió muy tarde y se decidió muy tarde”.

¿Fueron solo declaraciones sobre transacciones que no dejaron rastro y que se pueden negar igual que afirmar?

No. A tenor de lo dicho por Barata y por fuentes cercanas a Odebrecht, se puede encontrar pruebas rastreando el sistema Mywebday de Odebrecht, donde las transacciones están registradas con códigos reconocibles. “Va a ser una gran investigación para los fiscales” dijo una fuente que asistió a la diligenica. “Tienen mucho trabajo”.

Lo que no se examinó fueron las campañas que se encuentran bajo investigación de la fiscalía anticorrupción que dirige Hamilton Castro. Cuando se preguntó sobre la campaña de revocatoria contra Susana Villarán y la campaña de Félix Moreno en el Callao, la defensa de Barata se opuso a desarrollar el tema por ser parte de la colaboración eficaz que el ex jefe de Odebrecht en Perú, negocia por largo, largo tiempo con el críptico y parsimonioso Hamilton Castro.

En noviembre del 2017, El Comercio reveló las declaraciones que el publicista brasileño Valdemir Garreta dio a la fiscalía , en las que aseguró que había recibido US$3 millones de Odebrecht y OAS como pago por la publicidad y asesorías brindadas para la campaña por el No.

[wysija_form id=”1″]

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.