Publicidad

Actualidad Opinión Politica Portada Vídeos

¿Por qué el fujimorismo no logró la vacancia de PPK? (opinión del director)

Por Elí del Aguila

¿Independientemente de los argumentos de defensa sustentados por Alberto Borea y el propio presidente de la República, porqué el fujimorismo no logró conservar los 93 votos obtenidos el viernes de la semana pasada cuando el Pleno aprobó la admisión a debate de la moción propuesta por el Frente Amplio para vacar Pedro Pablo Kuczynski por la causal de incapacidad moral permanente?. ¿Qué hecho o que hechos ocurrieron para que 21 congresistas votaran hoy por la abstención en lugar de la vacancia?. Veamos:

En el lado de la mayoría fujimorista

La excesiva  celeridad en el proceso. La admisión a debate de la vacancia se aprobó el mismo día que se presentó la moción. Demostración de poder.

La complacencia mostrada con Yeni Vilcatoma, quien a pesar de no formar parte de Fuerza Popular, se constituyó sin más pruebas que sus palabras y algunos documentos por verificar, en vocera de la causa para vacar al presidente. Su reiterada insistencia tanto en el pleno como en entrevistas periodísticas de pedir primero la renuncia y luego la vacancia, provocó desazón y desconfianza en parte de la ciudadanía.

La nula reacción de Keiko Fujimori ante la gravísima acusación lanzada por el presidente Kuczynski de que el proceso de vacancia propiciado por su bancada,  era un golpe institucional similar al del 5 de abril del 1992.

La torpeza del vocero de Fuerza Popular, Daniel Salaverry, de lanzar una denuncia sin ningún sustento basada en una inadecuada lectura de una información periodística publicada en un sitio web (en conferencia de prensa junto a miembros de su agrupación afirmó que se habrían ‘sembrado pruebas’ en los locales partidarios de Fuerza Popular para justificar una eventual prisión preventiva en contra de Keiko Fujimori). La periodista Mávila Huertas puso al descubierto la fragilidad de sus palabras.

Por el lado del oficialismo

El mensaje entre líneas del miércoles en la noche del presidente dirigido a los congresistas de que en una eventual vacancia, ninguno de los vicepresidentes asumiría la presidencia, con lo que el país ingresaría a una situación  impredecible (fin del mandato de los congresistas, adelanto de las elecciones generales y entrega del poder, aunque transitoriamente, al fujimorismo).

La contratación de Alberto Borea Odría como abogado para acompañar al presidente de la República en la defensa de la acusación de incapacidad moral permanente ante la representación nacional. Bores forma parte del grupo de juristas notables de comprobada trayectoria democrática y incuestionable opositor a cualquier manifestación dictatorial.

La aparición del presidente junto a los vicepresidentes, Martin Vizcarra y Mercedes Aráoz en la sesión realizada en el Congreso de la República, en lo que podría haberse constituido el último acto público.  Se trató de una muestra de lealtad y unidad.

La decisión de la primera dama, Nancy Lange de estar presente en las galerías del Congreso en el mismo acto en el que su esposo supuestamente iba a ser defenestrado. Fidelidad conyugal inquebrantable.

La inmediata respuesta del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, al pedido formulado por el presidente Kuczynski para el envío al Perú de  un observador. El organismo hemisférico se hizo eco de la preocupación del jefe de Estado de que el actual intento de sancionar a magistrados del Tribunal Constitucional y  al fiscal de la Nación  además del proceso de vacancia iniciado en contra del mandatario son hechos que ponen en peligro la institucionalidad democrtica y el legítimo ejercicio de poder.

En suma, el fujimorismo, mas allá de las deserciones de 9 de sus congresistas ademas de Kenji Fujimori,  no logró su objeto por sus errores cometidos, por haber subestimado a su oponente y por no considerar la  opinión pública que en las últimas horas cambio su percepción en torno a la vacancia, la que se expresó  en las redes sociales,  medios de comunicación y comunicación boca a boca.

Por último, la experiencia de hoy servirá para que en el futuro, el grupo político que pretenda invocar el artículo 113 de la Constitución Política del Perú en el acápite de “permanente incapacidad moral o física declarada por el Congreso” para mandar a su casa al presidente de la República,  sepa que además de  los votos debe asistirle la razón, de lo contrario todo su esfuerzo resultará en vano.

Suscríbase en nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en tu correo electrónico.

Deja un comentario