Publicidad

Actualidad Politica

Una parada y desfile cívico militar con chispazos de novedad 

  • por Gilberto Anticona

Una parada y desfile cívico militar tienen sentido cuando los participantes ofrece pasos enérgicos, cánticos que estremecen al público y coreografía novedosa. Si lo miramos desde ese panorama, la actividad del 29 fue a media máquina, con algunos chispazos de novedad, calidad y dinamismo, como el pasacalle cultural presentado por el Ministerio de Cultura, el baile de marinera de los cadetes de la Escuela Militar de Chorrillos y las canciones entonadas por un par de unidades militares (Ejército y Marina), que nos hicieron recordar la alegría desbordante que uno siente ante el gol de su equipo favorito o selección nacional.

A propósito de pasos enérgicos de los marchantes, la verdad, poco que ofrecer. Algunas delegaciones militares lucían cansadas. Gustaron, eso sí, a nivel extranjero, los bolivianos, quienes hicieron retumbar el piso y se ganaron el aplauso de los asistentes. Pecho frío, mexicanos y argentinos.

Parada y Desfile Cívico Militar (Foto: agendapais.com).

Dos unidades de la PNP (oficiales) y EMCH estuvieron en lo suyo, con pie alto, seguridad y energía demostraron que la juventud jamás pierde el paso cuando coincide en  lo suyo.

A nivel civil, la cosa fue un poco mejor. Los adolescentes del COAR ‘Presidente de la República’ se compraron el pleito. Tanto hombres como mujeres marcharon como auténticos militares, levantando los pies más allá de los 45° y dejando por los suelos a sus pares de la unidad del CM ‘Leoncio Prado’, que desfilaron seguidamente un poco aturdidos y trajinados.

Otras agrupaciones que también gustaron fueron la de los bomberos. Parecían haber entrenado durante meses. Con sus pasos furibundos y uniforme vistosos nos hicieron recordar el sacrificio que tienen que ofrecernos ante los siniestros, en defensa de nuestras vidas y propiedades, y sin remuneración alguna.

Ocurrencias y Curiosidades

Hubo ocurrencias, positivas y de las otras, en la parada y desfile cívico. La banda integrada (conjunta) de las Fuerzas Armadas y PNP tiene swing (suin), su variedad temática de lo nacional e internacional, fue una invitación al movimiento y al entusiasmo. Ese rotar de directores para acompañar a sus delegaciones es interesante. Deberían darle más trabajo  en actividades oficiales.

Parada y Desfile Cívico Militar (Foto: agendapais.com).

En otro ángulo, el titular del Congreso, Daniel Salaverry, con su cara de cera, estuvo aislado. El presidente, salvo el saludo protocolar, no le dio bola. Martín Vizcarra parecía más concentrado en su diálogo con el ministro de Defensa, José Huerta Torres, quizás para absorber sus conocimientos militares y entender mejor a las diversas fuerzas participantes en el desfile.

El mandamás de la Fiscalía de la Nación, Pedro Chávarry, brilló por su ausencia. Después del jalón de orejas del mensaje presidencial, aparecer en escena hubiera sido una provocación. Quien sí estuvo presente fue el titular del Poder Judicial, Víctor Prado Saldarriaga, toda una institución de la mesura y del cual se espera una gran labor en contra de las fuerzas de la corrupción  en estos escasos cinco meses que tendrá el cargo.

Parada y Desfile Cívico Militar (Foto: agendapais.com).

De otro lado, quien se debe haber llevado una pésima impresión sobre sus recomendaciones de “orden y limpieza”, sin duda alguna, ha sido la titular del Minam, Fabiola Muñoz. Nadie le hizo caso, a pesar que desde temprano se había movilizado con sus promotores repartiendo las  bolsas ‘Perú Limpio’. Para algunos personajes e instituciones, el cuidado del medio ambiente, la recomendación de no arrojar basura en la vía pública y no circular con vehículos que emiten humos tóxicos parece llegarle a los pies y no a los sentidos.

Para empezar, hubo tanques y camiones militares que circularon arrojando humo negro y pestilente que se sentía a decenas de metros. Esos vehículos deberían ser enviados al chatarreo. Por otra parte, los siempre eficaces obreros de la limpieza pública de calles estuvieron dormidos, pues se demoraron en recoger los excrementos de los caballos cerca a la tribuna oficial, lo que motivó que las delegaciones extranjeras y unidades nacionales tuvieran que pasar sobre ellos.

Y para colocar la cereza en el postre, la tribuna de prensa, donde confluyeron periodistas, así como una gran mayoría de informantes militares, también fue escenario de falta de civismo, pues a pesar de haber recibido las bolsas ‘Perú Limpio’ para llenar los desperdicios, muchos las ignoraron y las dejaron sobre las escaleras de la tribuna. La ministra Muñoz a estas horas debe estar tomando un buen té de manzanilla con valeriana para calmar su desazón y rabia.

Ah, olvidábamos. Fue un gran acierto del presidente Martín Vizcarra el haber descendido de su lujoso vehículo, luego de culminada la parada y desfile cívico y militar. El baño de multitud con saludos a los presentes fue un buen gesto. Lo interesante habría sido que recorra toda la avenida Brasil en un vehículo descubierto. Eso gusta a las multitudes. Para la próxima será. (G.A.R.)

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.