Actualidad Economía

CAF:  Luis Carranza renuncia a la presidencia de la institución

Luis Carranza Ugarte, presidente ejecutivo de CAF (Foto: CAF).

El próximo mes de abril, Luis Carranza Ugarte, presidente ejecutivo de CAF –banco de desarrollo de América Latina–, finalizará su mandato. Será casi un año antes de lo previsto. Fue elegido en 2017 y tenía techo hasta  marzo del 2022, con posibilidad de reelegirse en diciembre.

Carranza Ugarte, quién ocupó el cargo de ministro de Economía durante los gobiernos de Alejandro Toledo y Alan García, renunció al cargo en una  carta en la que negó las denuncias de acoso, abuso de poder y despidos masivos en las diferentes oficinas de la organización, creada para financiar  proyectos públicos y privados en la región.

“Estos cuatro años de gestión cierran un ciclo que representa un punto de inflexión en sí mismo, dado que Carranza tuvo como objetivo preservar la institucionalidad de CAF, aumentar su eficiencia y responder a los retos que enfrentan nuestros países”, señaló la organización en una nota informativa.

La incorporación de México y Costa Rica como miembros plenos de CAF, el programa de capacitación virtual, iniciado en 2017 y hoy fortalecido, o un crecimiento del 28% en la cartera consolidada, son algunos de los hitos logrados por la administración actual, con apoyo del Directorio y de todos sus colaboradores.

Sin embargo, cuando se habla de desarrollo, se habla de personas. Ahí es donde CAF pone su foco, es donde se encuentra el ADN de la institución. Esto se traduce en créditos que se han generado para lograr, por ejemplo, 3.196.870 beneficiadas por una conexión nueva o mejorada de agua potable y/o alcantarillado, 163.164 M2 de infraestructura educativa construida o rehabilitada, 99.680 estudiantes beneficiados por proyectos de educación, 5.563 kilómetros de carreteras construidas, mejoradas o rehabilitadas, entre muchos otros.

“Se llevó a cabo una reestructuración de la organización que nos ha permitido alcanzar estos logros y objetivos. Desde la creación de nuevas áreas, como la Vicepresidencia de Riesgos, a la implementación de un plan de austeridad, que permitió reducir los gastos de viajes en un 40%. Se apostó por la transformación digital de la organización y una gestión operativa más eficiente, estableciendo metas estratégicas con indicadores medibles. Todo ello, para lograr nuestro objetivo: que los recursos estén donde más se necesitan, apoyando el desarrollo de América Latina y llegando a las personas”, afirma Carranza Ugarte.

Asimismo, durante la pandemia se actuó de manera rápida y efectiva con un récord de aprobaciones de más de USD 14.000 millones, dirigidos fundamentalmente a apoyar a los países en su esfuerzo por atender esta difícil situación.

CAF es una de las pocas historias de éxito de la integración regional en América Latina, éxito que se ha logrado gracias a que sus países miembros han apoyado el fortalecimiento patrimonial y ha mantenido la independencia institucional de la entidad, algo clave desde la perspectiva de la actual administración. Si bien Carranza afirma que la “decisión no ha sido fácil”, cree que es el momento de dar un paso a un lado, “permitiendo que la organización continúe su labor de forma independiente, preservando su institucionalidad lejos de la politización”.