Actualidad Vida

Cáncer de cuello uterino: Estas son las nuevas recomendaciones de la OMS y el HRP

Nuevas recomendaciones para la detección y el tratamiento para prevenir el cáncer de cuello uterino (Foto: OMS).

Demasiadas mujeres en todo el mundo –en particular las más pobres– siguen muriendo de cáncer de cuello uterino; una enfermedad que es a la vez prevenible y tratable. Hoy, la OMS y el HRP han lanzado una nueva directriz para ayudar a los países a avanzar más rápidamente, de manera más equitativa, en la detección y el tratamiento de esta devastadora enfermedad.

Princesa Nono Simelela, Subdirectora General de Prioridades Programáticas Estratégicas: Eliminación del Cáncer de Cuello Uterino. Dio a conocer esta  nueva directriz de la OMS, documento que guiará la inversión en salud pública en mejores herramientas de diagnóstico, procesos de implementación más sólidos y opciones más aceptables para que los exámenes de detección lleguen a más mujeres y salven más vidas.

Un cambio en la atención

La nueva directriz incluye algunos cambios importantes en los enfoques recomendados por la OMS para el cribado cervical.

En particular, recomienda una prueba basada en el ADN del VPH como el método preferido, en lugar de la inspección visual con ácido acético (VIA) o citología (comúnmente conocida como “prueba de Papanicolaou”, actualmente los métodos más utilizados a nivel mundial para detectar lesiones precancerígenas.

Las pruebas de ADN del VPH detectan cepas de alto riesgo del VPH que causan casi todos los cánceres de cuello uterino. A diferencia de las pruebas que se basan en la inspección visual, la prueba de ADN del VPH es un diagnóstico objetivo, sin dejar espacio para la interpretación de los resultados.

Aunque el proceso para que un proveedor de atención médica obtenga una muestra cervical es similar con la citología o la prueba de ADN del VPH, la prueba de ADN del VPH es más simple, previene más precancerígenos y cáncer, y salva más vidas que la VIA o la citología. Además, es más rentable.

Un mayor acceso a los productos básicos y el automuestreo es otra vía a considerar para alcanzar el objetivo de la estrategia mundial de realizar pruebas del 70% para 2030.

La OMS sugiere que se puedan utilizar muestras auto-recolectadas al realizar pruebas de ADN del VPH. Los estudios muestran que las mujeres a menudo se sienten más cómodas tomando sus propias muestras, por ejemplo, en la comodidad de su propio hogar, en lugar de ir a ver a un proveedor para la detección. Sin embargo, las mujeres necesitan recibir el apoyo adecuado para sentirse seguras en la gestión del proceso.

El año pasado, en 2020, más de medio millón de mujeres contrajeron cáncer de cuello uterino, y alrededor de 342 000 mujeres murieron como resultado de ello, la mayoría en los países más pobres. Los programas de detección rápidos y precisos son fundamentales para que todas las mujeres con enfermedad cervical reciban el tratamiento que necesitan y se prevengan las muertes evitables.

Vea la nota original: