Actualidad Politica

Congreso: Junta de Portavoces se declara “preocupada” por DS que busca terminar con cárceles especiales

Junta de Portavoces del Congreso (Foto: Congreso de la República).

El Congreso de la República emitió hoy un comunicado en el que informa que la Junta de Portavoces, en sesión celebrada hoy, expresó su preocupación por la expedición del Decreto Supremo N.º 015-2021-JUS, que crea un nuevo régimen penitenciario similar al del Centro de Reclusión de Máxima Seguridad de la Base Naval del Callao, con el objeto de poner  fin a las cárceles especiales en el país.

“El decreto supremo en mención, que modifica el Reglamento del Código de Ejecución Penal, implica el eventual cierre del Centro de Reclusión de Máxima Seguridad de la Base Naval del Callao y el traslado a otros centros de reclusión de Vladimiro Montesinos, Zoran Jaksic, así como de los cabecillas terroristas Abimael Guzmán, Florindo Flores Hala, Óscar Ramírez Durand, Víctor Polay Campos y Miguel Rincón Rincón, tal como lo exigen desde el 2000 los remanentes de Sendero Luminoso y posteriormente el Movadef, brazo político del senderismo”, señala el comunicado del Poder Legislativo.

Luego, agrega el siguiente texto: “En nombre de las miles de víctimas del terrorismo en nuestro país, rechazamos cualquier acto que responda a las inaceptables exigencias de quienes con sus hechos demenciales desangraron a nuestro país y asesinaron a miles de nuestros compatriotas”.

El Decreto Supremo

El nuevo régimen penitenciario similar al que actualmente rige  en el Centro de Reclusión de Máxima Seguridad de la Base Naval del Callao habilita el traslado progresivo de los internos recluidos en dicha prisión militar y otros de similar perfil criminógeno a pabellones especialmente acondicionados en donde impere un control reforzado y disciplina estricta para los internos.

Para el efecto, el DS en mención modifíca el artículo 62 del Reglamento del Código de Ejecución Penal y dispone que el Régimen Cerrado Especial de máxima seguridad tiene tres etapas  Etapa “A”, Etapa “B” y Etapa “C”. La etapa “A” se subdivide en Etapa “A – Extrema Seguridad” y Etapa “A”.

La etapa “A – Extrema Seguridad” del Régimen Cerrado Especial comprende a jefes o cabecillas principales de las organizaciones criminales o delictivas que se encuentren procesados o sentenciados por delitos de terrorismo, traición a la patria, contra la administración pública, tráfico ilícito de drogas o delitos contra la humanidad.

Este régimen se aplica únicamente en el Establecimiento Penitenciario de Régimen Cerrado Especial Ancón I y en los pabellones que, para tal finalidad, disponga el Consejo Nacional Penitenciario dentro de los Establecimientos Penitenciarios que cuentan con Régimen Cerrado Especial.

Para la ubicación en la Etapa “A – Extrema Seguridad” se tienen en cuenta la concurrencia de los dos supuestos siguientes:

  1. a) Condición de jefes o cabecillas principales de las organizaciones criminales o delictivas procesados o sentenciados por delitos de terrorismo, traición a la patria, contra la administración pública, tráfico ilícito de drogas o delitos contra la humanidad; y,
  2. b) Razones fundadas de riesgo a la seguridad nacional o que representen peligro a la seguridad penitenciaria o de difícil readaptación.

El ingreso de la Etapa “A – Extrema Seguridad”, se realiza a propuesta del consejo técnico penitenciario respectivo y través de Resolución Presidencial del Instituto Nacional Penitenciario, la cual debe estar debidamente motivada.

Régimen  de vida

El régimen de vida del interno, comprendido en la etapa “A – Extrema Seguridad” del Régimen Cerrado Especial,. está destinado a garantizar el mantenimiento del orden, el control y la disciplina, bajo las reglas siguientes:

– Patio.- Dos (2) horas de patio al día. La dirección del establecimiento penitenciario puede, excepcionalmente, autorizar la salida al patio por grupos.

– Ubicación en celda.- Cada interno ocupa un (1) ambiente unipersonal en condiciones adecuadas de habitabilidad, concordante con el régimen de seguridad impuesto. Los ambientes están bajo vigilancia externa reforzada.

– Visitas de familiares.- La visita familiar se realiza dos (2) veces por semana, de acuerdo al rol que establezca la dirección del Establecimiento Penitenciario. En cada fecha de visita familiar pueden acudir hasta un máximo de tres (3) familiares hasta el tercer grado de consanguinidad y primer grado de afinidad por cada interno, previo cumplimiento de los requisitos de solicitud y de aprobación que señale la dirección del Establecimiento Penitenciario. La duración de la visita se realiza por un máximo de dos (2) horas y se realiza a través de locutorio, de acuerdo a la legislación de la materia. Bajo ningún supuesto, se realizan visitas familiares simultáneas.

– Visitas de familiares menores de edad.- La visita de familiares menores de edad se realiza por un máximo de dos (2) horas cada quince días, de acuerdo al rol que establezca la dirección del Establecimiento Penitenciario. La visita familiar de menores de edad está condicionada al acompañamiento de otro familiar adulto que se encuentre dentro de los grados de parentesco señalados en el párrafo precedente, previo cumplimiento de los requisitos de solicitud y de aprobación que señale la dirección del Establecimiento Penitenciario.

– Trabajo y educación.- Los internos pueden realizar actividades artísticas, manuales y laborales en forma voluntaria, siempre y cuando no implique el empleo de herramientas que ponga en riesgo la seguridad penitenciaria. Dichas actividades se realizan exclusivamente al interior del pabellón asignado, y deben ser aprobadas por el Consejo Técnico Penitenciario.

– Visita íntima.- El Consejo Técnico Penitenciario del penal puede conceder este beneficio al interno que cumpla con los requisitos establecidos en la normatividad vigente. El beneficio se concede en los ambientes implementados para tal fin, y tiene una periodicidad de 30 días.

– Comunicaciones.- Los internos pueden tener comunicación epistolar. El contenido de éstas es sometido a control por los organismos correspondientes a fin de evitar que se afecte la seguridad nacional, la seguridad de las instalaciones del establecimiento penitenciario o el cumplimiento de las normas de tratamiento.”