Actualidad Politica

Congreso: Mayoría insiste en investigar el proceso electoral 2021

Pleno del Congreso

Con la votación reglamentaria, el Pleno del Congreso aprobó la Moción que acuerda  constituir una comisión investigadora del proceso de las Elecciones Generales de 2021, que se encargará de investigar “los presuntos actos de corrupción y cualquier otro tipo de delitos que involucren a funcionarios o servidores públicos; así como a cualquier persona natural que resulte responsable de haber atentado contra el orden electoral y la voluntad popular”.

Ruth Luque Ibarra, de Juntos por el Perú, afirmó que lo que busca la moción es intentar “hacer una maniobra destabilizadora. No hay nada que investigar, organismos internacionales, la Unión Europea y la OEA constataron que las elecciones fueron un modelo de democracia, no tienen ningún sustento; les interesa sumar a la desestabilización. Este proceso ha concluido. No debemos seguir en el revanchismo. Hay que asimilar la derrota”, aseveró.

El legislador José Ernesto Cueto Aservi, representante de la bancada Renovación Popular, sostuvo que esta comisión es “una acción de control político que pretende finalmente proponer modificaciones a la legislación electoral destinada a determinar los vacíos legales y el posible aprovechamiento de estos que habrían sido usados para cometer las presuntas irregularidades planteadas en el artículo primero de la moción”.

Además está fundamentada, según Cuerto Aservi, en el artículo 88 del Reglamento del Congreso de la República que señala que  “se puede iniciar investigaciones sobre cualquier asunto de interés público, promoviendo un procedimiento de investigación que garantice el esclarecimiento de los hechos y la formulación de conclusiones y recomendaciones orientadas a orientadas a corregir normas y políticas y/o sancionar la conducta de quienes resulten responsables. Para su aprobación solo se requiere el voto aprobatorio del 35 % de los miembros del Congreso”.

La moción afirma que “durante el proceso de Elecciones Generales de 2021, tanto en la primera vuelta celebrada el 11 de abril como en la segunda del 6 de junio, se suscitaron una serie de hechos que han puesto en tela de juicio la transparencia e integridad del proceso electoral, viéndose ensombrecido de dudas por la existencia de presuntos actos de corrupción”.

Continúa la moción: “Luego de finalizada la primera vuelta electoral en la que postularon para alcanzar la Presidencia de la República un total de 18 candidatos, representantes de los partidos políticos de Renovación Popular y Victoria Nacional advirtieron públicamente haber sido víctimas de un presunto robo de votos, falsificación de actas, entre otros; habiendo incluso acudido a las autoridades electorales competentes para exigir la revisión completa de todas las actas de la primera vuelta de las elecciones generales del 2021, pedido que fue desestimado por los órganos del sistema electoral”.

 

Señala también que “luego de la segunda vuelta, finalizada la votación y emitidos los resultados del conteo rápido emitidos por la Onpe, las cifras fueron colocando a ambos candidatos en una contienda ajustada voto a voto. Que, el Partido Fuerza Popular denunció la existencia de presuntas irregularidades en el proceso electoral, presentadas en muchas mesas de votación, lo que habría beneficiado al partido Perú Libre”.

La misma moción hace referencia a “presunta falsificación de firmas en las actas y que pese a haberse solicitado la exhibición de actas y del padrón de votación, esto no ha sido considerado por las autoridades electorales. También, que habiéndose solicitado una auditoría externa de la Organización de Estados Americanos (OEA), el pedido no fue escuchado”.

“Ante los hechos descritos, resulta necesario desarrollar un proceso de investigación del actuar de los organismos electorales, teniendo en consideración que este proceso se ha visto plagado de una serie de cuestionamientos, incluso respecto del actuar de los representantes de la misión de veedores internacionales; lo que deslegitimaría los resultados y la proclamación del presidente de la República para el período 2021-2026”, señala el documento.

Por su parte, Alex Flores Ramírez (Perú Libre) recordó que “ya no vivimos en la nefasta época de la dictadura cuando el Gobierno tenía intervenida a las instituciones del Estado. Las elecciones han sido legítimas, veedores internacionales lo han verificado, no hay razón ni fundamento para dudar ni deslegitimar las elecciones. Las elecciones han sido libres, transparentes y democráticas”, puntualizó.}

Para su colega de bancada, Jaime Quito Sarmiento, la moción “es sólo parte de una estrategia política para desconocer la voluntad popular, no se quiere respetar la democracia. No hay malicia ni fraude, la moción se fundamenta en resultados de encuestadoras que siempre engañaron en los resultados. ¿Por qué no dicen claramente que no les gusta este Gobierno, por qué no dicen que quieren continuar en piloto automático? Quieren convertir al Congreso en una caja de resonancia del golpismo, aquí no lo vamos a permitir”, afirmó.

Norma Yarrow (Avanza País) se refirió al alza de precios y a la falta de estabilidad en el país como consecuencia de “las dudas generadas en las elecciones” y fustigó que el presidente Castillo dejara esperando al representante del Banco Central de Reserva mientras “sí, recibió a un amigo”, y aseguró que “hay gente que está marchando en las calles con una bandera peruana, porque hubo un voto inducido con mentiras”.

La representante de Juntos por el Perú, Ruth Luque Ibarra, afirmó que mediante esta moción “se intenta hacer una maniobra destabilizadora. No hay nada que investigar, organismos internacionales, la Unión Europea y la OEA constataron que las elecciones fueron un modelo de democracia, no tienen ningún sustento; les interesa sumar a la desestabilización. Este proceso ha concluido. No debemos seguir en el revanchismo. Hay que asimilar la derrota”, aseveró.