Actualidad

Corticoides: ¿Hay riesgo de mortandad en el uso de este medicamento para casos covid 19?

Últimos estudios revelan que el uso de corticoides en la primera semana del Covid 19, podría agravar el cuadro médico (Foto: Minsa)

El Instituto Nacional de Salud (INS) del Ministerio de Salud (Minsa), alertó a la población de los riesgos de automedicarse con corticoides (dexametasona, prednisona, hidrocortisona, etc.) para controlar los primeros síntomas de la COVID-19.

Según últimos estudios, su uso en la primera semana de enfermedad podría agravar el cuadro médico, asociándose incluso a más casos de fallecimiento.

Los informes médicos son respaldados por instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y revistas como The Lancet, The New England Journal of Medicine, IDSA (Infectious Diseases Society of America), entre otras.

“Si bien el uso de corticoides mejora la condición de pacientes graves con asistencia de oxígeno, no ocurre lo mismo en pacientes con cuadro leve, quienes podrían agravar su situación en pocos días y aumentar el riesgo de compromiso pulmonar y mortalidad”, se lee en estos documentos.

 Últimos estudios revelan que el uso de corticoides en la primera semana del Covid 19, podría agravar el cuadro médico (Foto: Minsa)

Este resultado se alcanzó tras analizar a 6425 pacientes con COVID-19 en diferentes etapas: un grupo con síntomas leves de la enfermedad, otro con oxígeno y un último con la enfermedad avanzada en ventilación mecánica (Estudio RECOVERY).

“Aunque el uso de corticoides es recomendado en el tratamiento de otras enfermedades (sobre todo enfermedades autoinmunes), su utilización y monitoreo debe ser prescrita por un médico especialista”, indicó el médico infectólogo del INS, Luis Pampa.

Asimismo, manifestó que solo el médico especialista tratante puede autorizar el uso de los corticoides, hacer seguimiento estricto de su dosis y alertar de posibles reacciones adversas. Por ello, el INS advierte a la población sobre los riesgos de automedicarse o seguir tratamientos sin supervisión médica.

“Ante síntomas como fiebre, dolor de cabeza, tos o secreción nasal, el paciente debe aislarse y monitorear su saturación de oxígeno (>95%). De agravarse su situación, debe acudir a un especialista para seguir un seguimiento adecuado” alertó.