martes, enero 31, 2023
InicioActualidadDevida prevé una disminución de 18 mil hectáreas de cultivos ilegales durante...

Devida prevé una disminución de 18 mil hectáreas de cultivos ilegales durante el 2022

Entre el 2016 y el 2020, el Perú enfrentó un incremento de la superficie de cultivos de coca del 41%, pese a la erradicación de alrededor de 113 mil hectáreas, aunque este año Devida, de acuerdo al Plan Anual de Reducción del Espacio Cocalero Ilegal aprobado por el Ministerio del Interior, prevé una disminución de 18 mil hectáreas de cultivos ilegales.

En estas circunstancias, Devida, en un comunicado informó que la entidad propuso “revisar el régimen de control de la producción, acopio, industrialización y comercialización de la hoja de coca legal en el país-

Según la Encuesta Nacional de Consumidores de Hoja de Coca (INEI, 2019), en el Perú existen 5.9 millones de consumidores tradicionales, lo que representa un aproximado de 12,000 toneladas de hoja de coca para este fin (8% del total de hoja de coca producida en el país). Este es el texto del pronunciamiento:

COMUNICADO

La Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) informa a la opinión pública lo siguiente:

Entre el 2016 y el 2020, el Perú ha enfrentado un incremento de la superficie de cultivos de coca del 41%, pese a que se han erradicado alrededor de 113 mil hectáreas, se intervino 3,873 pozas de maceración y se destruyeron más de 1900 laboratorios de droga.  En ese mismo periodo, los cultivos de coca crecieron de 43,900 hectáreas a 61,700 hectáreas sembradas, con una resiembra de entre 30% y 60%. Durante los últimos gobiernos y gestiones en Devida, la coca se ha diseminado y se ha trasladado a las zonas fronterizas con Ecuador, Colombia, Brasil y Bolivia, como resultado de la creciente demanda mundial de cocaína.

La presente gestión en Devida viene promoviendo el Pacto Social Ciudadano como un compromiso construido entre el Estado y la Sociedad Civil de la región Andino – Amazónica; con derechos y deberes recíprocos, prioritariamente con los pueblos originarios y los productores agrarios, a fin de que estos reduzcan voluntariamente los cultivos de coca con fines ilícitos a cambio de servicios oportunos de parte del Estado, en el marco de la actual Política Nacional Contra las Drogas al 2030.

La necesidad de este Pacto se sustenta en el fracaso de la disminución forzosa de cultivos de coca y en la falta de articulación intergubernamental entre las diferentes instituciones del Estado en las acciones contra el Tráfico Ilícito de Drogas (TID). El Pacto priorizará el fortalecimiento del Desarrollo Alternativo, focalizará la disminución de cultivos de coca con fines ilícitos de manera gradual y sostenible, potenciará la seguridad sistémica territorial y procurará el cambio hacia un régimen de control más efectivo de la producción, acopio, industrialización y comercialización de la hoja de coca legal. El mercado de la hoja de coca legal, no solo se encuentra en una severa crisis económica, sino que ha perdido capacidad de control.

En estas circunstancias, Devida propone revisar el régimen de control de la producción, acopio, industrialización y comercialización de la hoja de coca legal en el país. Según la Encuesta Nacional de Consumidores de Hoja de Coca (INEI, 2019), en el Perú existen 5.9 millones de consumidores tradicionales, lo que representa un aproximado de 12,000 toneladas de hoja de coca para este fin (8% del total de hoja de coca producida en el país).

En relación a la lucha global contra el TID, la demanda de cocaína pone en evidencia que su consumo está concentrado en un 80% en Europa y el resto mayoritariamente en los Estados Unidos. Devida sostiene la necesidad de impulsar a nivel internacional una perspectiva de responsabilidad común y compartida para enfrentar el TID, que considere la estrecha relación que hay entre demanda ilegal de cocaína y el comercio internacional de los productos alternativos.

La entidad, como ente conductor de la política contra las drogas, plantea una estrategia de disminución de cultivos de hoja de coca focalizados en áreas naturales protegidas y sus zonas de amortiguamiento, territorios de pueblos indígenas, bosques de producción permanente, concesiones forestales, zonas de resiembra y zonas fronterizas. De acuerdo al Plan Anual de Reducción del Espacio Cocalero Ilegal con Responsabilidad Social en el Perú al 2022, aprobado por el Ministerio del Interior, se prevé una disminución de 18 mil hectáreas de cultivos ilegales durante el 2022.

El Gobierno Peruano se compromete a luchar contra el problema mundial de las drogas, porque junto a otros países de la región andina, se ve afectado por la presión externa que ocasiona la demanda global de cocaína, ya que esta situación representa una grave amenaza para el Estado, en la medida que pone en riesgo el goce de los derechos fundamentales de las personas y reproduce una diversidad de daños a la seguridad, la economía, la salud, el ambiente y la gobernabilidad, afectando principalmente a zonas estratégicas y a poblaciones en situación de vulnerabilidad del país.

close

Suscríbase en nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en tu correo electrónico.

Elí Joacim del Aguila Tuanama
Elí Joacim del Aguila Tuanamahttps://www.agendapais.com
Periodista, con experiencia en el manejo de medios de comunicación masivos, respaldados por 31 años consecutivos de ejercicio periodístico en Radioprogramas del Perú, RPP (donde ejerció cargos jefaturales desde 1995 hasta el 2013) y siete años como director del periódico digital Agenda País.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments