Actualidad Especiales

La protección de la Moda y la propiedad intelectual [artículo académico]

por Marta Fernandez Pepper y Juliana del Aguila Iñapi

Famosas marcas internacionales como H&M, Forever21, Zara, Gucci, Lacoste, Nike, Adidas, Louis Vuitton, Dolce & Gabana, Maire Claire, Carolina Herrera, Roberto Cavalli no solo han ingresado al mercado peruano, sino que tienen registro y están posicionadas. A la par, Perú comenzó a producir marcas nacionales de exportación, entre ellas Gerardo Privat, diseñador peruano de alta costura, y Renzo Costa, empresario nacional que ha logrado posicionarse en la industria de la ropa y accesorios de cuero. El derecho a la moda y su protección legal desde el ámbito de la propiedad intelectual,  ventajas y desventajas de dicha protección, ademas de los nombres de dominio, es el tema que abordan en el siguiente artículo académico  las abogadas especialistas en propiedad intelectual y derechos de autor, Marta Fernandez Pepper y Juliana del Aguila Iñapi.

I. Introducción

¿Es posible imaginar una prenda de vestir cuyos materiales fueron comprados en una ferretería? En la televisión estadounidense existe un programa de televisión  llamado Project Runway , en cuya temporada siete, capítulo siete, se emitió un episodio llamado “hard wear” (o diseño de fierro, en castellano). En este episodio, los jóvenes diseñadores crearon prendas de vestir tales como pantalones hechos de bolsas de basura, ropas de baño de arandelas, cuerdas, tornillos y cables, un vestido de papel de lija, otros vestido de trozos de latas de pintura y otro de plantas de cobre, un abrigo de mosquitero de aluminio y un collar hecho con llaves y cadenas. El objetivo de este reto consistía en lograr que un consumidor medio no pueda percibir los materiales exóticos de la prenda de vestir, es decir, los tornillos, cuerdas y demás, y pueda usarla con facilidad.

De esa manera, nos percatamos que la ropa puede tener rasgos de creatividad que necesitan protección legal, pues algunas prendas son parte del ingenio del autor, quien tuvo que atravesar diversas etapas de creación en su mente antes de llegar a su producto final. En ese escenario, el derecho de la moda requiere de un especial cuidado y protección de – entre otras materias – la propiedad intelectual.

Mediante este artículo, explicaremos el ámbito general del derecho a la moda y su protección legal desde las figuras de la propiedad intelectual, así como las ventajas y desventajas de dicha protección. Finalmente, abordaremos brevemente a los nombres de dominio.

II. Derecho de la Moda

Para la Real Lengua Española – RAE , la moda es “1. Uso, modo o costumbre que está en boga durante algún tiempo, o en determinado país // 2. Gusto colectivo y cambiante en lo relativo a prendas de vestir y complementos// 3. Conjunto de la vestimenta y adornos de moda”.

Así, la moda es “una forma libre de expresión. No solo abarca la ropa, sino también los accesorios, los peinados, belleza y arte corporal (…) La moda es un lenguaje de signos, símbolos e iconografía que comunica no verbalmente significados sobre individuos y grupos” .

Por ello, la moda es considerada como un estilo de vida que permite construir una identidad individual, por ello, existen diseñadores que ese encargan de materializar dicha identidad a través de prendas de vestir, calzado, accesorios y maquillaje.

Alisson Devore  clasificó la moda en cinco categorías, las cuales se podrían resumir en la siguiente pirámide :

Devore resume las dos primeras categorías como “moda artística” y las otras tres como “moda no artística”. Por un lado, al referirnos a la moda artística, la autora resume a “avant-garde/wearable art” o moda vanguardista como prendas de arte que logran desafiar la estática al mostrarse en cuerpos en movimiento , mientras que los disfraces crean la apariencia de caracterizar a otra persona, personaje, objeto, entre otros .

Por otro lado, para Devore, la llamada no artística – cuyo esquema es el más usado en los artículos de derecho y moda – se divide en “haute couture”, “ready to wear” y “mercado de masas”.  La primera de ellas se refiere a la alta costura, mediante la cual, el diseñador hace diseños únicos y a la medida, el objetivo de este tipo de trajes – y en donde más se incrementa su valor económico y social-  es la exclusividad. Luego, “ready to wear” o “moda lista para usar” consiste en la realización de trajes que se confecciona para un grupo selecto de personas, este tipo de prendas no es personalizado, pero sigue siendo exclusivo. Finalmente, el “mercado de masas” incluye las prendas que son fabricadas en tallas estandarizadas, con materiales y precios accesibles con el fin de captar el mayor público objetivo posible.

Al ser la moda un estilo de vida, los consumidores son los que permiten su existencia y permanencia, así una persona que adquiere normalmente ropa “de marca” podría gastar – por ejemplo – 2000 dólares en un vestido de similares características a uno que podría costar 100 dólares. La única diferencia entre un vestido y el otro sería la marca.

Ahora bien, debemos mencionar que algunas prendas nacen en la cumbre de la pirámide y ello implica que el precio sea elevado, pero con el tiempo pueden volverse obsoletas ante los ojos de la moda y el precio se reducirá. Ello se debe a que la moda se regula internamente por las tendencias y ciertas características, estilos, modelos, colores pueden estar de moda una temporada y la siguiente cambiar complemente, esto provoca que los diseñadores se encuentren en la ardua tarea de crear nuevos diseños y enfrentar la rapidez en la que se moviliza la moda.

Por ello, es normal que un diseñador – autor de una obra o titular de patente o marca – reclame protección legal; sin embargo, más adelante explicaremos la desventaja que implica proteger un producto que cambiará y no tendrá valor económico en unos meses, sobre todo teniendo en cuenta que la protección – mediante la propiedad intelectual – suele requerir más tiempo del que demora una temporada de tendencias.

Bullard, por su lado, explica que: “Los diseñadores innovan continuamente nuevos modelos de ropa a pesar que la protección de PI en estos casos es virtualmente inexistente. El incentivo creativo está por el lado de ser conocido como innovador y no en tener un derecho de exclusiva sobre un nuevo diseño” .

“La teoría tradicional sobre la propiedad intelectual sostiene, según refieren estos autores, que permitir el copiado destruirá los incentivos para innovar. Sin embargo, en la industria de la moda se innovaría rápidamente a pesar de no existir fuertes derechos de propiedad intelectual en este campo. Esta situación es presentada por los autores como ‘la paradoja de la piratería ”, indica Gustavo Rodríguez .

ASIPI: Sectores más intensivos en marcas pagan salarios 25 % más que el mercado

Debido a lo anterior, se origina el derecho de la moda o fashion law con el fin de asesorar a los fabricantes, comercializadores, diseñadores, fotógrafos, modelos, distribuidores, publicistas y toda persona y empresa vinculada al ámbito de la moda, de manera que se centralizan todas las ramas del derecho en un grupo de expertos que conocen el mercado de la moda, brindado así una atención especializada.

En palabra de Susan Scafidi, el derecho de la moda “es un campo que abarca la sustancia legal del estilo, incluyendo las cuestiones que puedan surgir a lo largo de la vida de la prenda de vestir, a partir de la idea original del diseñador y continúa todo el camino hasta el armario del consumidor.

En términos estructurales, planteo cuatro pilares básicos del derecho de la moda: la propiedad intelectual; negocios y finanzas, con subcategorías que van desde la legislación laboral a los contratos de bienes inmuebles; el comercio internacional y la regulación gubernamental, las cuestiones relativas a la seguridad y la sustentabilidad; y la cultura del consumo y los derechos civiles. Además de su enfoque central en la ropa y los accesorios el Derecho de la moda comprende áreas relacionadas, tales como la producción textil, el modelaje, los medios y las industrias de belleza y fragancia” .

Renzo Costa

 

En el Perú, el derecho de la moda es un campo nuevo que apenas ha empezado a desarrollarse, prueba de ello es que – a la fecha – solamente una firma de abogados ofrece este servicio.

Asimismo, Latinoamérica no es ajena a la moda, por ejemplo, Colombia organiza ferias como Cali Expo Show o Ferias de Colombia Moda y, Perú también se unió a las tendencias. Anualmente, se organiza el “Lima Fashion Weerk” o “Lifweek” que “permite a los diseñadores peruanos mostrar sus propuestas al mercado local y al mundo, y contribuir así con el desarrollo de la industria de la moda en el país” . Asimismo, los diseñadores peruanos del Gran Emporio comercial de Gamarra se pusieron de acuerdo en el 2016 para establecer un record guinness y publicitar las marcas que se comercializan en dichos establecimientos, el objetivo era lograr una pasarela de 30 horas seguidas. Pese a los esfuerzos de los diseñadores y organizadores, Guinness World Records concluyó que no se respetó las reglas establecidas y, por tanto, el desfile con más duración seguía siendo el de Miami, con 24 horas .

III.     Propiedad Intelectual

La propiedad intelectual es una rama del derecho que estimula, resguarda y protege las creaciones de la mente humana. La legislación varía de país y país, pero el concepto sigue siendo el mismo. El derecho a la moda se puede proteger mediante los derechos de autor y la propiedad industrial, las dos sub-ramas en las que se divide la propiedad intelectual.

Sin embargo, estas dos ramas no son excluyentes, es decir, existe una doble protección sobre algunos elementos. En esa línea, el artículo 25 sobre las condiciones para la protección de los dibujos y modelos industriales del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados al Comercio –ADPIC, señala que:

“Cada Miembro se asegurará de que las prescripciones que hayan de cumplirse para conseguir la protección de los dibujos o modelos textiles -particularmente en lo que se refiere a costo, examen y publicación- no dificulten injustificablemente las posibilidades de búsqueda y obtención de esa protección. Los Miembros tendrán libertad para cumplir esta obligación mediante la legislación sobre dibujos o modelos industriales o mediante la legislación sobre el derecho de autor”.

Por su lado, la “Directiva Europea, junto con su reglamento, deja abierta la posibilidad de que concurran la protección vía derechos de autor y de dibujos y modelos para una misma creación intelectual” .

En ese sentido, existe más de un mecanismo para la correcta protección de un elemento mediante la propiedad intelectual.

Uno de los beneficios de la protección de los derechos intelectuales son las regalías, en donde el titular recibe un porcentaje de dinero por el uso de su obra por parte de terceros. Otro beneficio económico del titular de un derecho intelectual es la posibilidad de cesionar su producto de manera permanente (transferencia de titularidad) o temporal (licencia). En algunos casos, como las marcas, encontramos las franquicias.

Por otro lado, los derechos intelectuales otorgan al titular la exclusividad por un período de tiempo determinado (patentes y derecho de autor) o indeterminado  y renovable (signos distintivos y nombres de dominio).

No obstante lo anterior, respecto al derecho a la moda, existen algunas desventajas, las cuales son explicadas por Natalia Tobón : (i) La moda es cambiante y pueden perder su valor en la siguiente temporada, (ii) No es fácil ser creativo e innovador en este mundo cambiante, (iii) El ámbito de uso de la moda es limitado pues todos los pantalones tiene dos botas y toda blusa dos mangas; (iv) No hay uniformidad en el tratamiento legal del derecho a la moda, lo que dificulta su protección.

De lo anterior, podemos concluir que el tiempo de vida de las prendas de vestir es corto, pero no por el material, sino por las tendencias dinámicas propias de su naturaleza, lo cual dificulta su protección, puesto que el trámite de registro de cualquiera de las formas de protección de propiedad intelectual ascenderá a – por lo menos – seis meses, según cada legislación.

Pese a lo anterior y al dinamismo del derecho a la moda, resulta siendo importante la protección legal de determinados elementos, con el fin de promocionar la creación de más diseños con la recompensa del reconocimiento e incentivo económico.

a) Propiedad Industrial

La propiedad industrial se subdivide en dos áreas, inventos y signos distintivos, los cuales estudiaremos a continuación.

1) Inventos

En esta subcategoría se concentran las patentes de invención, patentes de modelo de utilidad y diseños industriales.

En primer lugar, las patentes de invención para ser objeto de protección requieren novedad, nivel inventivo y ser susceptibles de aplicación industrial . En relación a la novedad, nos referimos a una nueva característica, no conocida previamente en el cuerpo de conocimientos (o Estado de la Técnica) . El nivel inventivo es que el producto no sea evidente u obvio para una persona especialista promedio dentro del campo correspondiente; y, la aplicación industrial consiste en que el objeto debe tener alguna utilidad práctica y pueda reproducirse nuevamente; es decir, su existencia no puede ser originada por una casualidad.

En el Perú, la protección de las patentes de invención es por veinte años no renovables, pasado este período, el objeto se introduce en el dominio público, es decir, cualquier tercero puede usarlo y comercializarlo sin previa autorización.

A manera de ejemplo, la empresa francesa L’Oréal encabeza el ranking de patentes vinculados a la industria de la moda , entre ellas, encontramos “una composición para peinado con efecto cera en aerosol y sus autos”  o “un dispositivo que comprende un aplicador para aplicar delineador de ojos” .

Asimismo, en opinión de Pamela Echevarría , podrían ser patentes una tela que no se arrugue o una tela resistente a determinados elementos. Asimismo, indica que la empresa Novozymes solicitó una patente de tecnología para el tratamiento de jeans, lo que permitía la apariencia de pantalones desgastados, y por su lado, la empresa Grindi s.r.l. solicitó la patente de una tela que denominó “suberis”, la cual es lavable, no se arruga, es impermeable y resiste al fuego.

Debido al alto grado de novedad, es evidente que la patente de invención es la menos común en todas las industrias; sin embargo, esperamos que el número de inventos que solucionen un problema incremente en la industria de la moda.

En segundo lugar, tenemos a los modelos de utilidad. Según el artículo 81 de la Decisión 486 de la Comunidad Andina, “se considera modelo de utilidad, a toda nueva forma, configuración o disposición de elementos, de algún artefacto, herramienta, instrumento, mecanismo u otro objeto o de alguna parte del mismo, que permita un mejor o diferente funcionamiento, utilización o fabricación del objeto que le incorpore o que le proporcione alguna utilidad, ventaja o efecto técnico que antes no tenía. Los modelos de utilidad se protegerán mediante patentes”.

En ese sentido, modelo de utilidad – a diferencia de una patente de invención que crea la solución a un problema – permite que un objeto preexistente pueda obtener protección por una ventaja técnica que antes no tenía, y los requisitos son menos rigurosos. La novedad y aplicación industrial siguen siendo relevantes para este tipo de inventivos, pero el nivel inventivo no será examinado a profundidad por la Autoridad Marcaria.

Foto Renzo Costa

En el Perú, este tipo de invención – a diferencia de la patente de invención – tiene una protección de diez años no renovables, pasado este tiempo, el elemento protegido le pertenece al dominio público.

Un ejemplo de patente de modelo de utilidad es un cinturón multiusos español. Este instrumento incluye una hebilla que se puede servir para limar uñas, abrir una botella, cortar una cuerda, apretar un tornillo, entre otros usos . Esta solicitud de patente de modelo de utilidad española que data del 2010 fue otorgada en mayo del 2011 a favor del inventor Fco. Gabriel López Quiroz .

Otro ejemplo de modelo de utilidad es el “gorro-chalina” que data del año 1974 y le pertenece al inventor Frank P. Cianciolo. Esta prenda – debido a su largo – permite una doble función de gorro y chalina a la vez . No obstante, es discutible si este tipo de prenda – de solicitarse en el 2018 – hubiera sido otorgada como patente de modelo de utilidad.

Por otro lado, a opinión de Natalia Tobón , ejemplos de modelo de utilidad vinculados a la industria de la moda son las prendas de antibalas, las cuales cumplen la función de vestir y proteger la vida de la persona que lo usa.

Sobre el particular, verificamos que la cantidad de inventos en relación a las patentes de modelo de utilidad se incrementa, y solo sería cuestión de imaginar prendas que puedan cumplir otra función diferente a la de vestir.

En tercer lugar, según el artículo 113 de la Decisión 486 de la Comunidad Andina, se entiende como diseño industrial a “la apariencia particular de un producto que resulte de cualquier reunión de líneas o combinación de colores, o de cualquier forma externa bidimensional o tridimensional, línea, contorno, configuración, textura o material, sin que cambie el destino o finalidad de dicho producto”.

Así, “se entiende por diseño industrial el aspecto ornamental y estético de los artículos de utilidad. Ese aspecto puede ser tanto la forma, como el modelo o el color del artículo. El diseño debe ser atractivo y desempeñar eficazmente la función para la cual fue concebido (…) Por lo general, los diseños industriales que se prestan a la protección deben ser nuevos u originales, en el sentido de que deben ser de gran medida diferentes de diseños conocidos o de combinaciones de los mismos”.

Este tipo de invento es meramente estético, no tiene ninguna función técnica adicional. Si bien la novedad y aplicación industrial son requisitos para determinar la patentabilidad, no lo es el nivel inventivo, y la protección es también es diez años no renovables, pasado ese período, el elemento se convierte en parte del dominio público.

Los elementos de la industria de la moda son normalmente protegidos por los diseños industriales, por ejemplo , faja para la rodilla (Expediente No. 001215-2000/OIN del INDECOPI), sujetador femenino sin tiras (Expediente No. 001358-2008/DIN), pantalón para gestantes (Expediente No. 00649-2002/OIN), buzo deportivo (Expediente No. 000210-2010/DIN), cierre con doble jalador (Expediente No. 001100-2010/DIN), cinturón con aplicaciones de chapas (Expediente No. 000868-2011/DIN) y brazalete (Expediente No. 001427-2008/DIN).

Finalmente,  debemos mencionar que, en el diseño comunitario, existe la figura del diseño no registrado. Esto protege el elemento por un periodo de tres años desde su primera divulgación y no se requiere registrarlo ante la autoridad competente. Esta parece ser una solución frente a la característica dinámica de la moda, cuyas tendencias cambian de temporada en temporada, y donde el procedimiento de las tres formas de protección antes mencionadas (patente de invención, patente de modelo de utilidad y diseño industrial) puede requerir – por lo menos – seis meses.

Foto: Perú Moda

2) Signos Distintivos

En esta subcategoría tenemos las marcas, marcas colectivas, denominaciones de origen, nombres comerciales, lemas comerciales, indicaciones geográficas y marcas de certificación, pero a propósito de este artículo, ahondaremos en las marcas.

La marca permite identificar y distinguir en el mercado los productos y servicios de una empresa en relación a su competencia. Permite, además, que el público consumidor pueda vincular dichos productos o servicios a un determinado origen empresarial.

En tanto la marca puede servir como un identificador de productos, este signo distintivo puede fungir como una fuente de fidelización y, es precisamente lo que ocurre con la industria de la moda. Además, las marcas, en el Perú, pueden ser renovadas indefinidamente por períodos de diez años; por lo que, esta alternativa de protección es beneficiosa en el tiempo.

La marca es “cualquier signo que sea apto para distinguir productos o servicios en el mercado. Podrán registrarse como marcas los signos susceptibles de representación gráfica. La naturaleza del producto o servicio al cual se ha de aplicar una marca en ningún caso será obstáculo para su registro” . Y, una de sus clasificaciones se divide en: 1) denominativa, un signo que solo está conformado de palabras; 2) figurativo, un signo que solo está conformado de imágenes, y, 3) mixto, un signo que está conformado por imágenes y palabras.

Así, una casa de la moda o diseñador puede ser titular de varias marcas que contengan las mismas palabras pero que incluyan elementos adicionales diferentes, como el color, las figuras, entre otros. Asimismo, algunos diseñadores pueden registrar una marca solo para usarse una temporada.

A Perú han llegado famosas marcas internacionales como H&M, Forever21 y Zara. Asimismo, están registradas y posicionadas en el mercado marcas como Gucci, Lacoste, Nike, Adidas, entre otras; así como también marcas de diseñadores famosos como Louis Vuitton, Dolce & Gabana, Maire Claire, Carolina Herrera, Roberto Cavalli, entre otros.

Asimismo, Perú ha comenzado a producir marcas nacionales de exportación, dos ejemplos significativos son Gerardo Privat, diseñador peruano de alta costura, y Renzo Costa, empresario peruano que ha logrado posicionarse en la industria de la ropa y accesorios de cuero.

Por otro lado, es importante señalar que algunos elementos figurativos han logrado por sí mismos el reconocimiento del público consumidor sin la necesidad de incluir palabra alguna, por ejemplo: el dibujo del puma saltando de la marca Puma, el famoso cocodrilo de la marca Lacoste o el swoosh de la marca Nike.

Otro tipo de marca que es importante mencionar para efectos de este trabajo es la marca tridimensional, cuya aceptación no es generalizada aún por todos los ordenamientos jurídicos. La Decisión 486 de la Comunidad Andina en el artículo 138 el cual indica los requisitos para una solicitud de registro, reconoce en el inciso b) a las marcas tridimensionales; por lo que, en el Perú si pueden registrarse.

Por su lado, el Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina indica que, “un distintivo o un elemento es tridimensional, cuando ocupa las tres dimensiones del espacio (alto, ancho y profundo), de lo cual se desprende, que ha de entenderse como marca tridimensional, el signo que posea volumen, es decir, que ocupe por sí mismo, un espacio determinado. Si el signo de que se trate no ocupa dicho espacio, sino que está contenido en un soporte físico que es el que tiene volumen, no podrá calificar como tridimensional” .

Para Brenda Salas, “es importante precisar que para que se conceda la protección vía marca tridimensional, es necesario que la forma sea <<arbitraria y que no esté impuesta por la naturaleza o la función del producto o que le confieran su valor sustancial>>, esto porque no se pretende a través del derecho marcario imponer un monopolio sobre un resultado técnico y tampoco se pretende desconocer la finalidad de los otros derechos de propiedad intelectual, entre ellos el diseño industrial” , e indica también como ejemplo de marca tridimensional a la botella de perfume de Jean Paul Gaultier.

Por su lado, la Sala Especializada en Propiedad Intelectual del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual – INDECOPI, señala que para que las formas tridimensionales sean protegidas deben tener una característica especial, no común para los productos similares .

Así, en el Perú, tenemos registradas marcas tridimensionales, y las más comunes son zapatillas  y suelas de zapatos .

Es así que, independientemente de la protección que puede recibir una prenda de vestir mediante una patente, ese mismo producto puede ser protegido mediante una marca. Pero, a través de las marcas, las personas vinculadas a la industria de la moda no solo buscan protección, sino prestigio y reconocimiento del público objetivo, así éste consuma o no el producto.

Finalmente, es importante mencionar que las marcas de producto pueden adquirir una protección adicional en las fronteras de sus países, a través de las “Medidas en Frontera”.  Este tipo de protección resguarda – y puede retener – productos falsificados de importación, y se busca evitar la entrada de productos falsificados al mercado nacional.

3.Derecho de Autor

El Derecho de Autor es la protección a toda obra intelectual. Así, según el artículo 2. Numeral 23 del Decreto Legislativo No. 822, ley sobre derecho de autor, se indica que: “obra es toda creación intelectual, sea de carácter literario, científico técnico o meramente práctico expresada mediante un lenguaje determinado”.

Los derechos reconocidos para un titular de derecho de autor son patrimoniales (regalías, por ejemplo) y morales (derecho de paternidad: ser reconocido como autor, por ejemplo).

Ahora bien, en lo concerniente a la industria de la moda, las creaciones de la moda pueden ser protegidas por las obras de arte aplicado, las cuales requieren de dos requisitos: 1) la creación expresa la personalidad del diseñador y 2) no provenga de la naturaleza de las cosas .

En ese sentido, “no todas las creaciones de la moda estarán protegidas por el Derecho de Autor como obras de arte aplicado, sino sólo aquellas que constituyan o incorporen una creación artística original como, por ejemplo, un diseño, dibujo o patrón original. Además, la creación de la moda normalmente tiene una función utilitaria (como la de vestir el cuerpo de una persona). Por ejemplo, estará protegido por el Derecho de Autor un vestido cuya forma, particularidades del corte, estampado, bordado, doblez y combinación de colores hacen a la pieza resultante original”

En ese sentido, bajo esta protección podrían incluirse los vestidos con materiales de una ferretería que introducíamos como ejemplo en la primera parte del artículo. Sin embargo, conforme lo hemos explicado previamente, este tipo de prendas también podría ser registrado como diseño industrial.

Así, “el derecho de autor constituye un derecho independiente aunque compatible con los derechos de propiedad industrial. Esa independencia y compatibilidad, es la que permite que un mismo bien intelectual pueda encontrarse protegido simultáneamente por el derecho de autor y por el de propiedad industrial. Pero ello no significa que un derecho prevalezca sobre el otro, sino que cada uno de éstos proporciona a su titular un derecho exclusivo, en cada uno de sus respectivos ámbito”, indicó el Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina .

Esta dualidad de protección entre la propiedad industrial (diseño industrial y marca) y derecho de autor puede reflejarse en el Perú. Cada legislación permitirá o denegará esta doble protección, y es tarea de los especialistas en la materia convencer sobre la importancia de la doble protección en la industria de la moda, debido a la corta periodicidad que requieren ser protegidos.

El derecho de autor, en el Perú, es declarativo de derecho, es decir, no se necesita obtener el registro en la Autoridad Administrativa para encontrarse protegido. Desde el momento de su creación y culminación, la obra le pertenece al autor. La duración de este derecho es toda vida del autor más setenta años.

En ese sentido, las patentes al requerir mucho tiempo de examinación antes del otorgamiento originan que el derecho de autor sea una alternativa eficaz de protección, siempre y cuando se cumplan los requisitos correspondientes al derecho de autor.

En esa línea, un diseñador no tendría que incurrir en gastos para obtener la titularidad del diseño de un vestido, sobre todo si las tendencias son tan cortas y él tiene que adaptarse al rápido movimiento de la industria de la moda y crear más diseños. En caso de una infracción, podría el autor formular una denuncia por infracción, en donde su única tarea consistiría en acreditar que su obra cumple con los requisitos estipulados por ley.

Finalmente, para obtener esta protección no se requiere que la prenda sea muy sofisticada o esté compuesta de materiales comprados de una tienda de ferretería o una librería; por el contrario, puede ser objeto de este tipo de protección prendas de vestir más sencillas (en cuanto al material) como la camiseta de un equipo de fútbol.

  1. Nombres de dominio

Si bien es cierto el nombre de dominio no es estrictamente un elemento de la propiedad intelectual, ciertamente está vinculado.

Los nombres de dominio son los nombres de las páginas web cuyas extensiones son “.com”, “.pe”, “.com.pe”, “.edu”, entre otros, y son administrados y registrados según la legislación interna de cada país. En el Perú, dicha labor lo hace la Red Científica Peruana, pero los conflictos los resuelve el Cibertribunal peruano  o la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual – OMPI.

Debido a que existe un número limitado de posibilidades de nombres de páginas web o dominios en el Ciberespacio, se originan los conflictos relacionados a los nombres de dominio. La coexistencia entre un nombre de dominio que incluye una marca registrada o el nombre de una persona públicamente conocida puede provocar confusión en el público consumidor en relación al origen empresarial de la página web.

Por ejemplo, un diseñador joven no está interesado en promocionar sus productos en el Internet, por lo que no registra un nombre de dominio, pero es diligente y registra su marca ante la Autoridad Marcaria. Posteriormente, descubre que una página web, cuyo nombre es idéntico a su marca registrada, está comercializando sus productos o quizá falsificándolos.

Este caso ilustra la importancia de registrar – a tiempo – no solo los derechos de propiedad intelectual del producto a comercializar, sino también otras aristas importantes como el nombre de dominio, pues la industria de la moda requiere inversión.

Conclusiones

  • Existen diversas figuras de la propiedad intelectual que coadyuvan a la protección de los elementos de la moda, tal como la patente de invención, modelo de utilidad, diseño industrial, marcas, derecho de autor y nombre de dominio.
  • El constante dinamismo de las tendencias de la moda no permite que sus protagonistas puedan solicitar protección de cada uno de los elementos de su creación.
  • Una alternativa de protección, debido al constante cambio, es la protección mediante derecho de autor.

Bibliografía

BULLARD, ALFREDO

2008 “¿Es la propiedad intelectual un robo?” (2008). SELA (Seminario en Latinoamérica de Teoría Constitucional y Política) Papers. Paper 57. http://digitalcommons.law.yale.edu/yls_sela/57

DEVORE, ALISSON

2013 “The Battle between the Courthouse and the Fashion House: Creating a tailored solution for copyright protección of artistic fashion desing”, citado y traducido por Javier Murillo (2016) “Cortes, pedazos y retazos mercantiles sobre Derecho y Moda en el Perú”. En EDM – Revista de Derecho Mercantil, No. 4. Lima: Adrus editores.Essays, UK. (November 2013). What is Fashion?

http://www.ukessays.com/essays/fashion/what-is-fashion.php?vref=1  

ECHEVARIA, PAMELA

2012 “Patentes de invención en la Industria de la moda”. En Todavía Somos Pocos, publicado el 29 de septiembre de 2012. http://www.todaviasomospocos.com/aportes/patentes-de-invencion-en-la-industria-de-la-moda/

GARCIA, CLAUDE

2014 “Patente de Invención Vs. Modelos de utilidad” [Diapositiva] INDECOPI. Pp. 18. https://www.indecopi.gob.pe/documents/20791/204308/03.-13_03_14+-+Patentes+de+Invencion+vs+Modelos+de+Utilidad.pdf/03c89bdf-3def-4f65-9386-74b875b0b5ac

2015 “Los diseños industriales” [Diapositiva]. INDECOPI.  Pp. 25-27 https://www.indecopi.gob.pe/documents/20791/204647/11.-DI-CGO.pdf/27f147fc-17fd-4acd-bbd4-6e22a0cfaef3

INDECOPI, Erick Iriarte y Ruddy Medina

2013           Guía de Derecho de autor en la industria de la moda. Cartilla de orientación para los sectores creativos. Pp. 7  https://www.indecopi.gob.pe/documents/20182/143803/GDA_IndustriaDeLaModa.pdf

LA REPÚBLICA

2016)          Gamarra no logró Récord Guinness con sus 30 horas de desfile de moda”. Publicado el 24 de agosto de 2015. https://larepublica.pe/espectaculos/688722-gamarra-no-logro-record-guiness-con-sus-30-horas-de-desfile-de-moda 

LIF WEK 18. LIMA FASHION WEEK.

2018 LIMA FASHION WEEK.

http://lifweek.pe/lifweek18/lifweek-lima-fashion-week/

MODA ES

2008 https://www.modaes.com/back-stage/loreal-y-abercrombiefitch-encabezan-el-ranking-de-patentes-de-la-moda-en-2017-es.html

Fecha de publicación 22 de marzo de 2008.

OMPI

SF     Principios básicos de la Propiedad Industrial. Publicación de la OMPI No. 895(S).

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA

2015 Diccionario de la lengua española. Vigésima tercera edición.    

http://dle.rae.es/srv/search/search?w=modas

RODRÍGUEZ, GUSTAVO

2013 “Los derechos de propiedad intelectual en las industrias del entretenimiento” en Los retos actuales de la propiedad intelectual: visión Latinoamericana. Themis, Lima: Kinko’s impresiones.

SALA ESPECIALIZADA EN PROPIEDAD INTELECTUAL DEL INDECOPI

2014 Resolución No. 192-2014/TPI-INDECOPI, recaída en Expediente No. 504314-2012

2016 Resolución No. 1412-2016/TPI-INDECOPI, recaída en Expediente No. 606116-2015

2016 Resolución No. 2781-2015/TPI-INDECOPI, recaída en Expediente No. 480830-2012

SALAS, BRENDA

2015 “La moda y la propiedad intelectual” en Derecho de la Moda. Coordinadoras: Sussy Inés Bello Knoll y Pamela Echevarría. Buenos Aires: Marcial Pons.

SCAFIDI, SUSAN

2015 “Fashion Law: Diseñando una nueva disciplina” en Derecho de la Moda. Coordinadoras: Sussy Inés Bello Knoll y Pamela Echevarría. Buenos Aires: Marcial Pons.

TOBON, NATALIA

2012 “Moda y propiedad Intelectual” en Natalia Tobon (sitio web), 7 de marzo de 2012. Pp. 5 https://www.nataliatobon.com/uploads/2/6/1/8/26189901/moda.pdf 

TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD ANDINA

1997 Proceso 32-IP-1992

2003 Proceso 113-IP-2003

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.