Actualidad Iglesia Vídeos

Monseñor Castillo: “Estamos necesitados de dirigentes que entreguen sus vidas y no arrogancia”

Monseñor Carlos Castillo: dirigentes sin arrogancia necesita el país (Foto: Arzobispado de Lima).

El país requiere de dirigentes que entreguen sus vidas y no arrogancia, es la conclusión a la que llegó hoy domingo Monseñor Carlos Castillo, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, durante la Celebración Eucarística del Tiempo Ordinario, en especial intención por la Nación, por los 135 años de la inmolación de Daniel Alcides Carrión, y por el Día de la Medicina Peruana.

“Hermanas y hermanos, estas palabras pequeñas, iniciales, nos deben animar a todos a leer hondamente esta encíclica porque ahí están los principios de una esperanza para la humanidad, para nuestro país, para nuestra nación, nuestra querida patria, para la cual estamos necesitados de dirigentes que entreguen sus vidas y no arrogancia”, expresó el Arzobispo de Lima y primado de la Iglesia Católica peruana en el acto religioso televisivo  en el que participó el presidente de la República, Martín Vizcarra de manera remota desde Palacio de Gobierno junto a la primera dama de la Nación, Maribel Díaz Cabello.

Por el presidente Vizcarra y por la Nación

“Esta mañana venimos a orar por la Nación, porque la Nación está formada por todo aquel que da su vida, y por eso, queremos recordar a nuestros médicos, enfermeros y todo el personal de salud que sirve en medio de la Pandemia, por todos los que han hecho esfuerzos significativos, desgañitándose diariamente por ayudar en estos meses. Oramos también por nuestro pueblo, que diariamente tiene necesidad, camina por las calles y trata de vivir según la voluntad de Dios, que es tener dignidad, pero también tener salud”, comentó el Arzobispo de Lima.

“Por el señor presidente Martín Vizcarra, los ministros y todos los que dirigen los destinos del país, para que el Señor de Los Milagros les conceda la sabiduría para guiar a nuestra patria por el camino de la unidad.  Por nuestra nación, para que los peruanos unidos por la esperanza de un país reconciliado, tendamos puentes de diálogo, respeto y comprensión”,  se escuchó a los auxiliares de la Misa en el momento de los pedidos de intersección.

Monseñor Carlos Castillo durante la Celebración Eucarística del Tiempo Ordinario, en especial intención por la Nación, por los 135 años de la inmolación de Daniel Alcides Carrión (Foto: Arzobispado de Lima).
Monseñor Carlos Castillo durante la Celebración Eucarística del Tiempo Ordinario, en especial intención por la Nación, por los 135 años de la inmolación de Daniel Alcides Carrión (Foto: Arzobispado de Lima).

Eucaristía

En la Celebración Eucarística el Arzobispo de Lima Carlos Castillo compartió algunas citas de la reciente encíclica social del papa Francisco ‘Tutti Fratelli’ (Todos Hermanos) “para darle una perspectiva nueva a este mundo, el Papa Francisco ha firmado su tercera encíclica, recordando las palabras de San Francisco, que nos decía que todos somos hermanos. En este mundo actual, donde muchos problemas suceden gravemente porque todavía no somos hermanos, el Papa nos recuerda la profunda necesidad de encontrarnos con el otro”, expresó.

En otro momento, el Arzobispo de Lima reflexionó algunas meditaciones que nos deja el Papa Francisco en su nueva encíclica:

Imitar a todos los que practican la solidaridad.

“Dirigiéndose a nuestro pueblo y a todos los pueblos, el Papa invita a que imitemos a todos los que practican la solidaridad: los pobres, los indefensos, los médicos, las enfermeras que han dado su vida”, explicó Monseñor Castillo citando la siguiente frase:

“Hermanos y hermanas, estas palabras pequeñas, iniciales, nos deben animar a todos a leer hondamente esta Encíclica, porque allí están los principios de una esperanza para la humanidad, para nuestro país, para nuestra nación, para nuestra querida Patria, para la cual estamos necesitados de dirigentes que entreguen su vida y no  arrogancia”, acotó el Arzobispo de Lima,  Monseñor Castillo.

“El Papa Francisco, nos dice en uno de los párrafos más fuertes de su Encíclica, que tenemos que hacer la amistad social y el diálogo social, y para eso, tenemos que persistir una y otra vez en entendernos, apreciarnos, reconocernos y ayudarnos. Dejemos trabajar al Espíritu que nos transforma”, precisó el Arzobispo de Lima.

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.