Actualidad Politica

Odebrecht: Planilla revela pagos de US$ 8.8 Millones por 12 obras en Perú

Periodistas de investigación agrupados en el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), y Convoca.pe revelaron la existencia de una planilla electrónica que da cuenta de decenas de pagos ilícitos del Departamento de Operaciones Estructuradas de la constructora Odebrecht por obras ejecutadas durante los gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala.

Entre miles de registros del Departamento de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, archivados y escondidos en el sistema informático Drousys, Convoca.pe identificó 53 transferencias de dinero por cerca de 9 millones de dólares vinculadas a 12 obras en el Perú y más de un millón 600 mil dólares para directivos de Odebrecht entre marzo y diciembre de 2014, montos que representan nuevas líneas de investigación en el caso peruano, en el que se han registrado alrededor de 50 millones de dólares en sobornos y aportes de campañas políticas hasta el momento.

Hasta hoy

Hasta el momento, Odebrecht había admitido que pagó sobornos por los tramos 2 y 3 de Interoceánica Sur, la Línea 1 del Metro de Lima, Costa Verde Callao, Vía Evitamiento del Cusco y la carretera Carhuaz- Chacas-San Luis (Áncash).

Sin embargo, en esta publicación Convoca.pe revela una serie de transferencias de dinero del Departamento de Operaciones Estructuradas por otras cinco obras por cerca de 4 millones de dólares entre marzo y noviembre de 2014.

Entre ellas destaca el caso del Gasoducto Sur Peruano que se adjudicó en el gobierno de Ollanta Humala por más de 7 mil millones de dólares y que aparece en las planillas de la ‘Caja 2’ asociado a 17 transferencias de dinero en 2014 por más de 3 millones de dólares y vinculados a diez ‘codinomes’ o seudónimos que fueron usados por Odebrecht como intermediarios o que representan a los beneficiarios finales de estos pagos ilícitos de Odebrecht.

En las planillas, también aparece el proyecto gasífero Kuntur, que fue licitado en la gestión de Alan García, con dos transferencias que suman un poco más de 189 mil dólares y el proyecto de irrigación más importante de la costa norte del Perú, Chavimochic, con dos envíos de dinero que bordean el medio millón de dólares.

A estas tres obras, se suman las transferencias de la ‘Caja 2’ asociadas al proyecto de irrigación Olmos, que estuvo a cargo de la concesionaria H2

Olmos, liderado por Odebrecht y de la obra Corredor Vial Hualapampa – Vado Grande, en Piura, que fue ejecutada por la constructora brasileña en conjunto con Obrainsa, empresa peruana investigada por el caso ‘Club de la Construcción’, conformada por compañías que se repartían la adjudicación de licitaciones de obras convocadas por Provías Nacional, que depende del Ministerio de Transportes y Comunicaciones.

Foto: convoca.pe

Los pagos se hicieron a través de un entramado de sociedades offshore creadas por operadores financieros de la constructora brasileña, entre las que figuran Klienfield Services, Velocity Construction and Engineering LLP y Select Engineering Consulting and Services. En un tercer nivel de la ruta del dinero, aparece Construmaq del prófugo Gonzalo Monteverde, señalada por el exoperador financiero de la ‘Caja 2’, Luiz Eduardo da Rocha Soares, como una compañía que fue usada para pagos de sobornos con montos en efectivo y transferencias de dinero.

Convoca.pe detectó que de las 53 transferencias de dinero realizadas entre marzo y diciembre de 2014 por la ‘Caja 2’ y que aparecen vinculadas a proyectos y directores de Odebrecht en Perú, 25 se realizaron usando a Construmaq. Es decir, el 47 por ciento de los envíos de dinero. Si el análisis se hace por montos de dinero, los pagos asociados a Construmaq ascienden al 31 por ciento de los más de 10 millones de dólares en transferencias que salieron del Departamento de Operaciones Estructuradas.

En las planillas también aparece una transferencia de medio millón de dólares para Jorge Barata, quien fue superintendente de Odebrecht en Perú hasta 2012 y para su sucesor en el cargo Ricardo Boleira, quien asumió estas funciones a fines de ese año y que aparece en los registros con transacciones financieras que superan el millón de dólares.

Precisamente, la mayor cantidad de dinero enviada, a través de la empresa Construmaq de Monteverde, fue transferida al entonces superintendente de Odebrecht en el Perú, Ricardo Boleira, por cerca de 1 millón de dólares.

A lo largo de la investigación del caso Lava Jato se ha identificado que los pagos a los diversos directores de la compañía en sus diversas sedes a través de la ‘Caja 2’, se realizaban como “bonos de éxito” por las adjudicaciones de las obras y en otros casos para pagos de sobornos a terceros como parte de la ‘caja chica’ de las operaciones.

Los pagos están asociados a 32 ‘codinomes’, de los cuales la mitad corresponden a las operaciones financieras encubiertas que tienen vínculos con obras por las que Odebrecht no admitió pagos de sobornos. La mayoría son seudónimos de intermediarios y beneficiarios finales que la compañía deberá identificar como parte del acuerdo de colaboración que suscribió Odebrecht con la Fiscalía peruana.

El acuerdo señala que de identificarse “la existencia de nuevos hechos de connotación penal, y que no hayan sido aceptadas por la empresa dentro de un marco de colaboración penal, y que no hayan sido aceptadas por la empresa” deberá poner de inmediato de conocimiento al Poder Judicial.

Foto
Fuente: IDL-Reporteros

El rastro en el norte

En Drousys el canal de comunicación intranet usado por Odebrecht para coordinar los requerimientos de sobornos y entregarlos a intermediarios para hacer llegar esos recursos a los destinatarios finales, figuran dos pagos por casi medio millón de dólares, y dos codinomes relacionados a Chavimochic, una concesión que ganó la empresa brasileña en diciembre de 2013, ahora bajo sospecha por parte de las autoridades   anticorrupción.

Los transferencias efectuadas en marzo y junio de 2014 coinciden en el periodo de tiempo durante en el cual el consorcio Río Santa- Chavimochic, conformado por Odebrecht y la peruana Graña y Montero, obtuviera la buena pro para la ejecución de la tercera etapa del proyecto que contemplaba ampliar  el sistema de irrigación y construir la presa Palo Redondo que reverdecería más de 100 mil hectáreas de la región de La Libertad, con una inversión compartida entre el Estado y la empresa estimada en 715 millones de dólares.

El tren capital

Otros pagos relacionados a presuntos sobornos por el Metro de Lima figuran en Drousys, los cuales no eran conocidos por las autoridades peruanas hasta la fecha. El  beneficiario sería un nuevo funcionario público de alto nivel comprometido en las tomas de decisiones en torno a esa obra central del gobierno de Alan García.

Estos pagos que suman en total 552 mil 631 dólares se realizaron en marzo, abril y junio de 2014, y aparecen registrados en la misma planilla donde figuran los depósitos a los recluidos exfuncionarios Edwin Luyo y Jorge Cuba, que ya fueron confesadas por Odebrecht y que son de conocimiento del Equipo Especial del Ministerio Público.

Otros pagos desconocidos

La planilla paralela que consta en el servidor de Drousys contiene registros de transferencias de dinero vinculadas a cinco obras que fueron concesionadas o adjudicadas a Odebrecht por funcionarios de los gobiernos regionales del Cusco, Callao y Áncash, así como por la Municipalidad de Lima y el gobierno central.

La mayoría de estos pagos se canalizaron  a través de Construmaq SAC, empresa del peruano Gonzalo Monteverde Busalleu, responsable de mover y repartir los recursos ilícitos que salían de la ‘Caja 2’ de la trasnacional de la construcción.

Estos nuevos montos se relacionan por ejemplo, a la Carretera Interoceánica Sur una de las obras más investigadas por la fiscalía peruana desde diciembre del 2016, cuando la constructora reconociera ante las autoridades estadounidenses el pago de sobornos en varios países.

Pistas en Piura

Convoca.pe halló un ‘codinome’ (apelativo) asociado a un proyecto en el que Odebrecht participó como consorciada: el Corredor Vial Hualapampa – Vado Grande, en Piura. Esta obra le fue otorgada al Consorcio Gestiones Viales del Norte, conformado por Odebrecht Perú Operaciones y Servicios S.A.C, Obras de Ingeniería S.A (Obrainsa) y SVC / Ingeniería y Construcción.

Con un costo inicial de 241 millones 744 mil 267 soles y un adicional de 30,8 millones de soles este proyecto es uno de los más costosos a nivel de regiones en los que la constructora brasileña tuvo participación. El ‘codinome’ en cuestión es ‘Flaco’ y aparece junto a las palabras ‘Vado Grande’, ligado al monto de 26 mil 135 dólares que habrían sido autorizados el 10 de marzo de 2014 –cuando la obra estaba en ejecución– y recibidos dos días después, el 12 de marzo del mismo año.

Nombre clave

En la plataforma informática Drousys, usado por Odebrecht para ordenar la contabilidad de las coimas, aparece por primera vez el nombre del consorcio H2Olmos S.A., constituido por la constructora brasileña el 16 de octubre de 2009 para la adjudicación de las obras componente de irrigación del proyecto Olmos.

Son pagos destinados a un personaje con el código ‘Charlie’ por esa obra. Según figuran en las planillas, el primer pago fue de 73 mil 628 dólares, el cual Odebrecht aprobó el 12 de marzo de 2014 y que se pagó el mismo día; y la segunda transferencia, de 52 mil 631 dólares, se efectuó el 11 de abril del mismo año, también autorizado y abonado el mismo día.

Estos pagos se otorgaron durante la gestión de Humberto Acuña –integrante del partido Alianza Para el Progreso, fundado por su hermano, el político y empresario César Acuña– como gobernador regional de Lambayeque, y Francisco Gayoso como Gerente general del Proyecto Especial Olmos Tinajones. Estos funcionarios autorizaron las operaciones del Proyecto Olmos durante el 2014, como la suscripción de la cuarta y quinta adenda de la concesión del proyecto de irrigación a H2Olmos, y el certificado de puesta en marcha del proyecto.

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.