Actualidad Deportes

Paolo Guerrero: “Hoy ganó la verdad”

“Muy consternado, sin palabras, ha sorprendido a todo el mundo, yo siempre desde un principio actué con la verdad y hoy ganó la verdad, yo nunca mentí. El Swissotel  impidió que esa verdad se sepa y fue mintiendo y amenazando a sus trabajadores”.

Esta fue la primera reacción del delantero peruano, Paolo Guerrero Gonzales luego de hacerse pública la declaración de extrabajadores del centro hotelero, entre ellos Anthony Obando, quien  reveló que el té que ingirió el capitán de la selección nacional de fútbol, Paolo Guerrero, durante la concentración de la selección peruana previo al partido de Perú ante Argentina en Buenos Aires por las clasificatorias al Mundial Rusia 2018, se contaminó con restos de mate de coca  servido de una jarra sucia.

 “Nos dicen para llevarle un té a Paolo. No lo lavan (la taza) correctamente. Ese té, que tomó Paolo, no pasó por el proceso de lavado. Lo tomó del coche de cosas sucias. Lo lavamos en una máquina cualquiera, no en donde debería ser. Esto pasa todos los días”, narró el exconsejero gastronómico del hotel, Erick Paz, segundo testigo del caso.

“En mis descargos siempre dije la verdad, siempre manifesté lo que yo había ingerido dentro del hotel y no sé porque no me creyeron, presenté pruebas, investigamos con mis abogados”, pero que lamentablemente, señaló Guerrero Gonzales,  no se avanzó por la falta de colaboración de los directivos del Swissotel.

“Cuando yo fui a pedir (al hotel) ayuda para investigar, incluso con la decisión de no presentar ninguna denuncia contra el establecimiento y que lo único que quería era investigar cómo me había contaminado,  no me quisieron ayudar, me cerraron las puertas. “Todos los mozos tenían el mismo spinch que acá no se trabaja con mate de coca y que los protocolos eran bien claros, parecería que habían leído o estudiado algo y que lo repetían”, indicó.

Descarta acusación del TASS

Paolo Guerrero igualmente puso en tela de juicio el argumento que en su momento utilizó el Tribunal Supremo del Deporte (TAS) para ampliar de seis a catorce meses la sanción en su contra, en el sentido de que incurrió en negligencia por no haber tomado las medidas necesarias para evitar la contaminación de su organismo con una sustancia no permitida.

“El agua ya vino contaminada, yo no tengo ninguna culpa” en la ingesta de la sustancia prohibida” señaló el futbolista nacional. “Fueron dos episodios donde yo ingerí el té, uno fue en el almuerzo con todo el equipo y el otro cuando recibí a mis familiares. Yo conté que fue en el segundo té (en donde habría  ingerido la sustancia contaminada) cuando yo recibo a mis familiares, pero lo que ha contado hoy uno de los mozos, testigo del hecho, es que fue en el primer té que ingerí donde había controles de seguridad”.

“El agua ya vino contaminada directamente, entonces yo no tuve ninguna culpa. Lo que a mí me culpa el TASS es que tenía que ser diligente, que yo tenía que comprobar que el té que yo estaba tomando no era un mate de coca sino un té de manzanilla o lo que fuese, que yo tenía que comprobar, pero acá no, el agua ya vino contaminada. yo no tengo ninguna culpa”, señaló el deportista en diálogo desde Buenos Aires donde se encuentra con el Inter de Porto Alegre, equipo que se prepara para enfrentar el martes desde las 7:30 p.m. (hora peruana) a River Plate en el Monumental de Núñez por el Grupo A de la Copa Libertadores.

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.