Actualidad Iglesia

Papa Francisco formaliza la presencia femenina en el altar

Mujeres en la lectura de la palabra (Foto: Arzobispado de Lima).

Mediante un motu proprio (ley de la Iglesia católica de autoría papal, cuyo contenido modifica o perfecciona otra ley), el papa Francisco estableció que los ministerios del Lector y del Acólito están en adelante también abiertos a las mujeres, de forma estable e institucionalizada con un mandato especial.

Hoy en día no es ninguna novedad que las mujeres lean la Palabra de Dios durante las celebraciones litúrgicas o realicen un servicio en el altar, como ministras o como dispensadoras de la Eucaristía. En muchas comunidades del mundo son ahora una práctica autorizada por los obispos. Sin embargo, hasta ahora todo esto se ha realizado sin un mandato institucional real y adecuado, en derogación de lo establecido por San Pablo VI, quien, en 1972 había decidido mantener el acceso a estos ministerios reservados a los hombres sólo porque los consideraba preparatorios para un eventual acceso a las órdenes sagradas.

Mujeres en la lectura de la palabra, pràctica ahora formalizada por el papa Francisco (Foto: Arzobispado de Lima).
Mujeres en la lectura de la palabra, pràctica ahora formalizada por el papa Francisco (Foto: Arzobispado de Lima).

Ahora el papa Francisco, también a raíz del discernimiento que surgió de los últimos Sínodos de Obispos, quiso hacer oficial e institucional esta presencia femenina en el altar y decidió cambiar el Código de Derecho Canónico haciendo institucional lo que ya sucede por la práctica: el acceso de las mujeres laicas al servicio de la Palabra y el altar. La elección del Pontífice fue explicada en una carta al Cardenal Ladaria.

Según el motu proprio “Spiritus Domini”, que modifica el primer párrafo del canon 230 del Código de Derecho Canónico y que se publica hoy, el Pontífice establece, por tanto, que las mujeres pueden acceder a estos ministerios y que se les atribuye también mediante un acto litúrgico que las institucionaliza.

Francisco especifica que quiso aceptar las recomendaciones que surgieron de varias asambleas sinodales, escribiendo que “se ha alcanzado en los últimos años un desarrollo doctrinal que ha puesto de relieve cómo ciertos ministerios instituidos por la Iglesia tienen como fundamento la condición común de los bautizados y el sacerdocio real recibido en el sacramento del bautismo”. Por lo tanto, el Papa nos invita a reconocer que estos son ministerios laicos “esencialmente distintos del ministerio ordenado recibido en el sacramento del Orden”.

La nueva formulación del canon reza: “Los laicos de una edad y unos dones determinados por decreto de la Conferencia Episcopal podrán ser empleados permanentemente, mediante el rito litúrgico establecido, en los ministerios de lectores y acólitos”. Por lo tanto, se suprime la especificación “del sexo masculino” que se refería a los laicos y que estaba presente en el texto del Código hasta la modificación de hoy.

El motu proprio va acompañado de una carta dirigida al Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Luis Ladaria, en la que Francisco explica las razones teológicas de su elección.

Esta es el texto de la carta del papa Francisco al prefecto de la congregación para la doctrina de la fe sobre el acceso de las mujeres a los ministerios del lectorado y del acolitado. 

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.