Actualidad Politica

Si el Congreso es disuelto, los actuales congresistas podrían postular el 2021

A decir de Fernando Tuesta Soldevilla, el especialista en asuntos electorales que presidió la Comisión de Alto Nivel para la Reforma Política que elaboró 12 proyectos de ley (cuatro constitucionales y ocho legales), en el marco de la reforma política y constitucional, los actuales congresistas, en caso el Parlamento sea disuelto como consecuencia de un eventual rechazo al pedido de cuestión de confianza del Ejecutivo, estarían habilitados para postular a una curul en las elecciones de abril del 2021.

“En el hipotético caso que no se conceda la confianza, el presidente puede disolver -no cerrar- el Congreso y en el mismo decreto convocar elecciones parlamentarias para que termine el mandato el 2021. Los actuales congresistas no podrán postular, pero el 2021, sí. Ese puede ser un incentivo para algunos que creerán que la disolución no les afectará tanto”, explicó Tuesta Soldevilla  en una nota publicada en sus redes sociales.

En su artículo periodístico el sociólogo hace seis alcances sobre la cuestión de confianza que será hoy jueves presentada al Congreso

respecto a las políticas de Estado de fortalecimiento institucional y lucha contra la corrupción. Estos son:

1)Es importante cómo la formulará Salvador del Solar. En qué términos y en qué plazos. Por otro lado, de qué manera el gobierno se sentiría satisfecho con la cuestión de confianza? . No es fácil pues se ha anunciado cinco Proyectos de Ley.  

En el extremo, si uno no se aprueba ¿Se puede asumir como no satisfecho y disolver el Congreso? No tengo recuerdo de algún pedido de cuestión de confianza igual. Tampoco está reglamentado para este tipo de situaciones, por lo que seguro habrá más de una interpretación.

2) Lo que sí es claro es que esta sería la segunda cuestión de confianza, pues la anterior fue para el gabinete Zavala, en el gobierno de PPK. Para los que creen que no procedería la disolución, vale la pena aclarar que el 2016, se eligió un gobierno de cinco años y, el 2018, la sucesión fue constitucional, como parte de un solo período presidencial 2016-2021.

3) En el hipotético caso que no se conceda la confianza, el presidente puede disolver -no cerrar- el Congreso y en el mismo decreto convocar elecciones parlamentarias para que termine el mandato el 2021. Los actuales congresistas no podrán postular, pero el 2021, sí. Ese puede ser un incentivo para algunos que creerán que la disolución no les afectará tanto.

En el ínterin, funcionaría la Comisión Permanente, en donde están presentes la mayoría de congresistas conocidos.

4) Para los que hablan de disolución, cuidado. No se “adelantaría elecciones”, pues estas serían sólo para el parlamento y para que complete el periodo el 28 de julio del 2021. Estas no reemplazan a las que se realizarían el segundo domingo de abril del 2021.

5) Quizá algunos congresistas calculen en términos personajes y no partidarios: “si disuelven el Congreso y soy parte de la Comisión Permanente, estaré activo hasta que funcione el Congreso elegido, no podré postular ahora, pero sí el 2021. ¿ Cómo sería el cronograma? Los elegidos

tendrían que cumplir el mandato hasta el 28 de julio del 2021. Con qué reglas? Con las actuales. Pero en agosto del 2020 ya se convocaría elecciones para el segundo domingo del 2021, donde sí podrían postular los actuales congresistas.

6) Si este Congreso no hace las reformas, difícil que las haga el nuevo, que además no tendría tiempo. Así llegaríamos al Bicentenario, con malas reglas y quizá congresistas que retornen con ellas.

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.