Actualidad Educación

SUNEDU investiga a 12 exservidores que se habrían vinculado a universidades

La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU) a la fecha investiga doce (12) casos de exservidores de su entidad que estarían trabajando o realizando servicios de “asesoría” en universidades.

“La SUNEDU, a través de sus órganos competentes, está investigando estas denuncias e iniciará los procedimientos disciplinarios y otras medidas legales que correspondan”, señaló la institución en un comunicado emitido hoy sábado.

Adelantó que de comprobarse alguna inconducta por parte de estos exservidores, los responsables podrían ser sancionados con inhabilitación para el reingreso al servicio civil hasta por cinco (5) años. Además, serán inscritos en el Registro Nacional de Sanciones de Destitución y Despido.

“Invocamos a las universidades, señala el documento de la SUNEDU a verificar previamente que las personas que contratan no se encuentren inmersas en estas incompatibilidades y prohibiciones, a fin de evitar ser partícipes de actividades que serán investigadas y pueden derivar en sanciones”.

Marco legal

El marco legal vigente contempla una serie de prohibiciones e incompatibilidades para funcionarios, servidores públicos y exservidores, a fin de prevenir conflictos de intereses y salvaguardar la reserva de la información a la que accedan en ejercicio de sus funciones, incluso hasta después del término de vínculo con la entidad.

Así, la Ley del Procedimiento Administrativo Disciplinario General (Ley Nº 27444) señala que ninguna exautoridad de una entidad pública podrá realizar, durante el año siguiente a su cese, actividades de representación, asistencia o asesoría a un administrado en algún procedimiento respecto del cual tuvo algún grado de participación durante su actividad en la entidad.

La norma también señala que están impedidos de asesorar a cualquier administrado en algún asunto que estaba pendiente de decisión durante su relación con la entidad.

Además, la Ley Nº 27588 (Ley que establece prohibiciones e incompatibilidades de funcionarios y servidores públicos, así como para las personas que presten servicios al Estado bajo cualquier modalidad contractual), prevé que dichas personas se encuentran impedidas, entre otros, de intervenir como abogados, apoderados, asesores, patrocinadores, peritos o árbitros de particulares en los procesos que tengan pendientes con la misma repartición del Estado en la cual prestan sus servicios, mientras ejercen el cargo o cumplen el encargo conferido; salvo en causa propia, de su cónyuge, padres o hijos menores.

Los impedimentos subsistirán permanentemente respecto de aquellas causas o asuntos específicos en los que hubieren participado directamente.

Lea también en agendapais: 

 

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.