Actualidad Politica

Toque de queda: ¿Se usó adecuadamente la fuerza para reducir al infractor de la medida en Sullana?

Soldado del Ejército en acción durante el Estado de Emergencia (Foto: Ejército del Perú).

“A criterio de Comando (del Ejército), no se habría cumplido con el protocolo y por lo tanto lo han separado del servicio, bien por ello si así ocurrió; pero una gran parte de los seguidores de las redes, insisten que la acción del efectivo militar fue la correcta. “[…] de manera que sólo queda por determinar si el uso de la medida de la fuerza fue la adecuada o no para este caso”

Es parte del artículo preparado por el doctor en Derecho de la Información y analista, Gustavo Romero Umlauff, a propósito de la decisión del Comando Institucional del Ejército del Perú de separar del servicio al capitán  Christian Cueva Calle, quien según se observa en un video difundido en redes sociales, propinó golpes a un ciudadano que había sido detenido y reducido por infringir la inmovilización social obligatoria, en el distrito de Bellavista, provincia de Sullana, región Piura. Lea usted:

Perú: La legitimidad de la política

por Gustavo Romero Umlauff ()

En redes sociales está circulando un video donde un militar le propina unas bofetadas e insultos a un muchacho que no había, entre otros, cumplido la orden de acatar el toque de queda impuesto por el Gobierno. Al principio me generó disgusto, como supongo que a muchos de ustedes deben haberles pasado, porque si lo que se pretendía revelar era la rudeza de la medida y que ello tendría un efecto ejemplar contra aquellos que pretenden desobedecerla, me parecía que la autoridad podría ser muy discutible; y, por lo tanto, el eventual exceso de la autoridad podría poner en peligro la legitimidad para imponer el orden y el cumplimiento del toque de queda.

En gran mayoría la gente percibe que las democracias, a veces, son incapaces de solucionar los temas políticos y las cuestiones más elementales de las necesidades de la ciudadanía y, sobre todo, en épocas de crisis, de violencia, de delincuencia y que es preferible acudir a formas totalitarias de gobierno. Necesitamos mano dura dice la gente de a pie.

Pero no sólo basta la licitud de la medida política dictada por el Gobierno para que sea acatada por los ciudadanos sino que debe tener un reconocimiento por parte de nosotros mismos como una medida justa, razonable y equitativa.

De ahí que la legitimidad política proviene de un compromiso tanto de quien ejerce el poder como de aquel que se somete a él creando los elementos mutuos de mando y obediencia. Así que, cuando el poder pierde reconocimiento ante la ciudadanía deja de ser sólo poder sin legitimidad, salvo que se obtenga obediencia por medio de la violencia del Estado.

El presidente Vizcarra ha dictado una serie de medidas que no sólo gozan de la constitucionalidad sino además que tienen la legitimidad requerida; es decir que gozan de la razonabilidad exigida para que el ciudadano la acate, como es el caso del toque de queda. La cuestión pasa, entonces, a determinar si la razonabilidad de la fuerza por parte del efectivo militar fue la conveniente.

Soldados en vigilancia (Foto: Ejército del Perú).
Soldados en vigilancia (Foto: Ejército del Perú).

Ciertamente, teniendo el contexto completo se puede decir que una de la formas de disciplinar a provocadores y perturbadores es aplicando la fuerza en caso de ser necesaria. Para eso los ciudadanos tenemos fuerzas policiales y militares que son, técnicamente, los instrumentos para la razonabilidad del uso de la fuerza por parte del Estado; de manera que sólo queda por determinar si el uso de la medida de la fuerza fue la adecuada o no para este caso.

A criterio de Comando, no se habría cumplido con el protocolo y por lo tanto lo han separado del servicio, bien por ello si así ocurrió; pero una gran parte de los seguidores de las redes, insisten que la acción del efectivo militar fue la correcta. Una cuestión que no es menor porque el mensaje de la separación del efectivo militar puede ser contraproducente para establecer la autoridad. Sólo recordemos a los vejámenes que han sido sometidos los efectivos militares que participaron en el rescate de los secuestrados por el MRTA en la embajada del Japón.

De ahí que me llame severamente la atención que se haya difundido un video subido, probablemente, por un compañero de armas.

Si el propósito de subir ese video era dar ejemplo de la rudeza o fue una emboscada al efectivo militar y con ello pretender desprestigiar las fuerzas militares y desacreditar la razonabilidad del toque de queda. En política no existen las casualidades.

 

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.