Economía

¿Cómo asegurar tu negocio ante imprevistos?

Manejar tu propio negocio te puede dar grandes satisfacciones, así como también algunas preocupaciones si es que se presentan algunos imprevistos. Solucionar un problema inesperado, como un incendio, robo o desastre natural, te coloca en la posición de perder tu inversión por completo.

Según información de Emergency Management Forum, de cada 100 empresas que atraviesan un desastre sin estar preparados, 43 no podrán reabrir, 51 correrán el mismo destino luego de dos años y, finalmente, solo 6 conseguirán sobrevivir a largo plazo.

Pero no te preocupes: hay maneras de reducir el impacto de los sucesos imprevistos. ¿De qué manera puedes hacerlo? El Consultorio Financiero de Mibanco te da dos opciones:

1.La importancia del ahorro
  • El ahorro representa un soporte para atender cualquier emergencia. Si ocurriera un suceso inesperado, el dinero guardado estaría disponible para reponer mercadería dañada, robada o cualquier otra eventualidad.
  • No hay acuerdo acerca de cuánto dinero debe ahorrar una MyPE, porque depende de la actividad, de la necesidad de efectivo, etc. Si nunca has ahorrado, ponte una meta modesta, tal vez 1% de tus ganancias, y verifica si puedes aumentarla gradualmente
  • Este ahorro debe estar disponible siempre. No busques que crezca, asegúralo en una cuenta para que puedas usarlo de inmediato.
2. Seguro para tu local
  • Se puede creer que asegurar un local es un gasto innecesario, pero no es así. Un seguro resguarda tus fondos. Si enfrentas un incendio, inundación, etc., puedes estar tranquilo porque el seguro de tu local comercial pondrá tu negocio a salvo.
  • También puedes contratar coberturas adicionales, como el transporte de mercadería o la responsabilidad civil, que son las consecuencias de algún accidente que ocurra como parte de tu actividad.
  • En general, asegúrate de contratar un seguro que se adapte a los riesgos de tu negocio.
  • Finalmente, al pagar mensualmente un seguro también notarás que es posible destinar un dinero al mes a un propósito específico. Es, finalmente, un ahorro.

Nota de: Vary Silva Serrot – Mibanco