🧦🎁Faltan para fin de año🌟

14.1 C
Lima
martes 26 octubre-2021

Director: Elí del Águila Tuanama

Navidad 2020: ¿A qué vino Jesús a la tierra?

Escribe: Gilberto Anticona

La primera certeza sobre la presencia futura de Jesús en la tierra se da en el escenario edénico del Paraíso. Adán y Eva han caído víctimas de la desobediencia, han perdido la eternidad y deben morir para siempre junto su descendencia.

 Jesús carga su cruz (Imagen: norfipc.com).

Jesús carga su cruz (Imagen: norfipc.com).

Antes de echar del Edén a la idílica pareja, el Creador encara a la serpiente, Satanás, y le expresa: “Haré que tú y la mujer (Eva) sean enemigas, lo mismo que tu descendencia y su descendencia. Su descendencia te aplastará la cabeza, y tú le morderás el talón”.

Estas expresiones contenidas en el verso 15 del capítulo 3 del Génesis tiene múltiples interpretaciones para los teólogos y estudiosos de los contenidos bíblicos, aunque todos coinciden en que se trata de la primera profecía, la promesa certera e indubitable acerca de la venida del Mesías, el Salvador del mundo, quien sufrirá las vicisitudes de su crucifixión y muerte, pero con su resurrección aplastará la cabeza de Satanás y lo derrotará.

Cuatro mil años después del fiasco de Adán y Eva, Jesús, el Verbo divino se encarna en María y llega como humano a la tierra en un humilde pesebre de Belén. Pero, la pregunta del billón, ¿a qué vino Jesús?, solo puede ser entendida a la luz de lo expuesto en las Escrituras por boca de los apóstoles y numerosos profetas.

¿A qué vino Jesús?

Jesús viene a restaurar al hombre caído, a rescatar al pecador impenitente que en el súmmum de la soberbia y el engreimiento ha caído en desobediencia y le ha creído al archienemigo del Cielo cortando, por ende, el vínculo amoroso que lo unía a su Hacedor.

“Y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”, dice el ángel a José sobre el propósito del Hijo de Dios en la tierra.

Pero es el mismo Jesús, quien precisa acerca de su rol en nuestro caído planeta: “Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios, porque para esto he sido enviado”. Pero no se queda en esa versión, remarca que ha descendido del cielo, no para hacer su voluntad, “sino la voluntad del que me envió”, de Dios el Padre.

Más adelante, Cristo también dirá que se ha hecho presente en nuestras vidas y ha sido ungido por Dios a fin de “anunciar el evangelio a los pobres. Me ha enviado para proclamar libertad a los cautivos, y la recuperación de la vista a los ciegos; para poner en libertad a los oprimidos; para proclamar el año favorable del Señor”.

Otros propósitos

En otro acápite, el “apóstol de los gentiles”, Pablo, manifestará que Jesús llegó a esta tierra “para derrotar con su muerte al que tenía poder para matar, es decir, al diablo”.

Muerte por vida. Muerte para rescate de la humanidad perdida, propósito de servicio. “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”, confiará el Salvador durante su estancia en el planeta azul (la Tierra).

En adelante, liberado ya de la maldición adánica con la muerte y sacrificio de Jesús, al hombre solo le quedará dos opciones para ser salvo, cree o no creer, esto, expresado en la promesa del mismo Salvador acerca de sus objetivos en la tierra: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”.

 

Artículos relacionados

Mantente conectado

0SeguidoresSeguir
1,094SeguidoresSeguir

últimos artículos