🧦🎁Faltan para fin de año🌟

18.1 C
Lima
viernes 22 octubre-2021

Director: Elí del Águila Tuanama

Morir en Trujillo: Cuando las autoridades del Estado no hacen su labor

Por Gilberto Anticona

Hace algunas décadas, Trujillo era para muchos peruanos, especialmente del norte del país, una ciudad ejemplar donde se podía respirar paz, tranquilidad, cultura y desarrollo. En esta capital liberteña, el forastero que llegaba por primera vez podía encontrar abundantes motivos para quedarse definitivamente no solo por los aspectos citados anteriormente, sino también por  la belleza de sus mujeres.

Hoy no podría decirse lo mismo, por múltiples razones, pero la principal de ellas, el clima de inseguridad que reina en la denominada capital de la primavera y la marinera, que al 1 de septiembre arroja el siguiente panorama: 108 asesinados en toda la región La Libertad; 64 en la provincia de Trujillo.

Trujillo se ha convertido en una ciudad en el que extorsionadores y sicarios han sentado sus reales, a tal punto que en los últimos años compite con otras ciudades violentas como Tumbes, Barranca y Callao para ocupar los primeros puestos debido al alto número de acciones delictivas que ocurre en dicha jurisdicción.

Foto: Mininter

¿Por qué se ha llegado a este lamentable estado en una ciudad que tenía todo para convertirse en una seria competidora de Lima y quizás ubicarse como un ejemplo de metrópoli, tanto por su desarrollo industrial como por su amplio progreso en los campos de la cultura y el turismo? Menudo trabajo para sociólogos y politólogos.

Intentando respuestas   

Si uno analiza los reportes de la prensa, puede concluir que el aspecto corrupción de malos elementos del Estado, particularmente en el ámbito policial y de la magistratura, son el caldo de cultivo para el incremento delincuencial en Trujillo y gran parte de la región La Libertad.

Veamos lo que hemos encontrado en la prensa nacional y regional. De tres bandas capturadas en la capital liberteña, ‘La Alianza del Valle 2’, ‘Los Injertos de K & K’ e ‘Imperio Romano’, todas ellas tenían policías entre sus filas. Esta última agrupación delictiva contaba con el apoyo de siete uniformados para desarrollar sus acciones que iban desde el sicariato, robo agravado, tráfico de tierras y extorsiones.

Pero paralelo a lo anterior, en la información analizada también tenemos que hay jueces que les hacen el juego a los facinerosos que participan en acciones de extorsión y sicariato. La puesta en libertad de varios integrantes de las bandas ‘Los pulpos’ y ‘Los malditos del triunfo’ es una realidad que deja malparados a los magistrados.

Mensajes negativos y mensajes positivos

Quienes combaten el delito desde diversos frentes en el  país, tienen que enviar mensajes positivos y no negativos en su accionar. Una buena señal se da cuando la policía efectúa un parte o informe verídico, y luego los fiscales y jueces hacen su parte acusando y condenando con la máxima severidad a los criminales.

Una mala señal ocurre cuando los policías, fiscales y jueces arreglan, por dinero u otro tipo de razones, un informe, acusación o sentencia benigna que culmina con la liberación o la detención por un poco tiempo de quienes han delinquido.

De igual modo, una mala señal y un mensaje equívoco es condenar a los custodios del orden que se fajan y ponen el pecho en las calles a fin de eliminar a las lacras criminales, y que como ‘recompensa’ son condenados severamente. La reciente sentencia a 30 años de prisión de ocho expolicías y efectivos en actividad en Trujillo es un pésimo antecedente que la Corte Suprema debe corregir.

Foto: Mininter

Si los delincuentes observan esto último y perciben que puede contar con la complicidad o fallos favorables de las autoridades venales,  se vuelven invencibles y sus acciones criminales crecen como la espuma.

Lamentablemente en Trujillo, policías, fiscales y jueces no están trabajando con la coordinación y severidad que se requiere. La información pública que se tiene al respecto no abona en un trabajo positivo de su labor. Las señales y mensajes que emiten nuestras autoridades son mayoritariamente desfavorables a la sociedad trujillana y liberteña en general. Esperemos que esto cambie para bien de la región y el país.

 

Artículos relacionados

Mantente conectado

0SeguidoresSeguir
1,092SeguidoresSeguir

últimos artículos