Actualidad Politica

Alejandro Toledo no salió en libertad; quedó detenido en EE.UU

El expresidente Alejandro Toledo, permanecerá detenido en Estados Unidos en tanto dure el proceso de extradición que solicitó el Estado Peruano en el marco del caso Odebrecht por el presunto pago de sobornos.

El juez de la Corte del Distrito Norte de California, Thomas S. Hixson tomó la decisión y dispuso la reclusión del expresidente en un establecimiento penitenciario de Estados Unidos al considerar que existe elementos que supondrían que Toledo podría fugar de Estados Unidos.

Alejandro Toledo, se presentó  ante el juez vestido de rojo (traje de los detenidos usado en EE.UU) y no tenía marrocas. Al momento de su ingreso a la Sala de audiencia saludó a su esposa, Eliane Karp, con la mirada y un gesto. Karp, le respondió el saludo agitando las dos manos.

Mientras se desarrollaba la audiencia, Toledo permaneció con la mirada por momentos perdida.

El pedido de detención se ordenó a pedido de la fiscal general indicara que “existía causa probable” de que Toledo habría cometido los delitos de tráfico de influencias, colusión y lavado de activos atribuidos por las autoridades peruanas.

En la audiencia el exmandatario no pudo probar que cumple con las condiciones especiales para salir en libertad bajo fianza.  Por ejemplo no existe especificación respecto a su trabajo en Estados Unidos. Además, se comprobó que realizó diversos viajes fuera del Perú y que posee muchos contactos políticos tanto en Brasil como en Israel.

En la diligencia se conoció, además, que en la detención de Alejandro Toledo realizada el martes 16 de julio en su casa de California, el FBI encontró una maleta con 40 mil dólares. La defensa de Toledo Manrique sostuvo que ese dinero correspondía a ahorros de su esposa Eliane Karp.

El magisatrado cuestionó la tenencia del dinero en efectivo y señaló que la pareja contaba con propiedades que superaban el millón de dólares y que podrían vender cualquiera de estas para poder vivir.

Otro de los puntos que fue mencionado durante la audiencia fue el hecho de que Toledo Manrique tenía el pasaporte vencido y que realizó una serie de trámites para renovarlo, alegando que tenía que viajar fuera de los Estados Unidos.

Igualmente, la defensa del expresidente pidió que se le siga un proceso en California y no en Perú, lo que fue rechazado por el magistrado. 

Alejandro Toledo afronta un proceso de extradición tramitado por el Estado peruano por los delitos de cohecho y lavado de activos, en el marco del caso Odebrecht.

Según la fiscalía, Toledo recibió más de US$ 20 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña para favorecerla durante su gobierno con la concesión de la carretera Interoceánica. Con ese dinero, el expresidente pagó hipotecas y adquirió inmuebles en Lima.