Actualidad Politica

Arequipa: Violencia en el primer día del paro regional

Hechos de violencia y vandalismo caracterizaron el primer día del paro regional indefinido convocado en Arequipa en contra del proyecto cuprífero Tía María, a cargo de la empresa Southern Perú. El ministro del Interior, Carlos Morán, negó que existan personas heridas de bala durante la jornada.

En el sector de Mariscal Castilla hubo bloqueo de vías con piedras y otros objetos. Los principales mercados cerraron sus puertas y los pocos que atendieron lo hicieron por algunos minutos por temor a agresiones de parte de manifestantes.

Vándalos, supuestamente vinculados a construcción civil, dañaron a pedradas el ventanal de una tienda, un centro comercial, una clínica de la ciudad, un bus de servicio público que transportaba pasajeros y un vehiculo particular.

Igualmente, manifestantes bloquearon diversos sectores de la carretera Arequipa-Puno con piedras, lo que evitó el pase de vehículos. Los pasajeros de buses interprovinciales se vieron obligados a seguir su camino a pie para llegar a Arequipa.

El primer día de paro indefinido afectó también a los turistas que acudieron al aeropuerto internacional Rodríguez Ballón. Ellos tuvieron dificultades para llegar o salir del terminal aéreo debido al bloqueo de vías.

La Defensoría del Pueblo condenó los actos de violencia cometidos por algunos grupos de pobladores, reiteró su llamado a la calma y expresó su preocupación por las consecuencias que esta situación tiene en la integridad física de las personas -sean estas civiles o policías-; en los niños y niñas cuyas labores escolares han sido suspendidas tanto en Islay como en Arequipa; y, en las atenciones de salud, actividades económicas, administrativas y de otra índole.

Además hizo un llamado a las autoridades regionales y locales a interceder en favor del cese inmediato de la violencia, teniendo en cuenta que respecto de la autorización de construcción de la mina Tía María existen procedimientos legales en curso, como el recurso de revisión interpuesto por el Gobierno Regional y la Junta Usuarios del Valle de Tambo, así como la medida cautelar planteada por la Municipalidad Provincial de Islay.