Actualidad Politica

¿Qué hacer para detener el coronavirus? Ésta es la propuesta de un físico peruano que radica en Mongolia

Profesional peruano que radica en Mongolia propone ubicar a todas las personas que hayan estado en los países afectados por el coronavirus (Foto: Mininter).
Fernando Macha, físiuco peruano que radica en Mongolia (Foto: agendapais.com).
Fernando Macha, físico peruano que radica en Mongolia (Foto: agendapais.com).

¿Qué otra cosa, además de la inmovilización social obligatoria debe hacer el gobierno peruano  para frenar el aumento del número de infecciones por Covid-19, que de acuerdo al último informe del Ministerio de Salud, asciende a 2 954?.  Encontrar, inmediatamente, la cadena de contagios, detectar la cadena de clústeres de infección y contarlas. ¿Cómo?

“Ubicar a todas las personas que hayan estado en los países afectados por el coronavirus, armar con ellos un esquema de sus ubicaciones y movimientos desde la fecha de llegada a Perú hasta el día que el gobierno peruano decretó la inmovilización social obligatoria.  Posiblemente no recuerden todo; pero por lo menos qué rutas habituales siguieron, qué lugares visitaron con frecuencia etc. De qué país llegaron?  Cuántos días estuvieron en el país o países infectados?”.

Esta es la propuesta que alcanza, a través de agendapais.com, el físico y matemático graduado en la Universidad estatal de Tashkent, ex URSS, hoy República de Uzbekistan, Fernando Macha Quintana, en base a la forma como el gobierno del presidente Khaltmaagiin Battulga de Mongolia, país  del Asia Central en el que reside desde 1992 enfrentó el Covid-19 con 0 tasa de mortandad y sólo 16 casos de infectados (todos importados).

“De los 16 infectados 4 se han recuperado y dado de alta del hospital. Pero, los 4 no van a sus casas; van a un sanatorio para continuar una cuarentena bajo un control médico constante, toma de pruebas y análisis” contó el profesional peruano como argumento para fundamentar su propuesta, a la que consideró “un granito de arena” en medio de la incertidumbre por la que atraviesa un sector del país.

Vea también en agendapais.com:

Coronavirus: Los casos nuevos de pacientes contagiados suman 393

La propuesta

La propuesta tiene por objetivo ubicar los orígenes de los posibles focos de infección para encontrar las cadenas de contagio y cortarlas; ubicar los grupos o clústeres de infección y confinarlos. El creciente número de infectados sugiere que tenemos positivos-asintomáticos o lo peor clústeres-asintomáticos.

La idea, sostiene Fernando Macha, es llevar todos los datos a un mapa (puede usarse MapInfo, ArcGis, Google Earth u otro software). Para ingresar los datos es conveniente codificar a cada persona por fecha de ingreso al Perú, país o países dónde estuvo, edad.

Este mapa compararlo con el mapa actual de los 2954 infectados que probablemente tengan en manos las autoridades. El resultado de la comparación nos va a dar vectores indicativos hacia lugares de los grupos de infección.

La relación de peruanos que han retornado al Perú se podría obtener de la lista de pasajeros de las compañías aéreas que llegaron a Perú  y de la Dirección de Control de Migraciones del aeropuerto Jorge Chávez. Ellos registran el número de pasaporte. Lo que falta es conocer el desplazamiento  de cada uno de ellos dentro del territorio peruano.

Una vez ubicados, hacerles la prueba molecular. Si tienen el virus pero no tienen síntomas, inmediatamente aislarlos en un cuarto separado de toda la familia. El tiempo dependería de cómo evoluciona él y el entorno familiar

La cuarentena nacional debe levantarse siempre y cuando ya no haya más contagios.

Perú suspende vuelos procedentes de Europa y Asia (Foto: Aeropuerto Jorge Chávez).
Foto: Aeropuerto Jorge Chávez

Del autor de la propuesta

Actualmente Fernando Macha Quintana, de 62 años,  vive con su familia en Ulán Bator, capital de Mongolia. Hasta diciembre del año pasado estuvo en Perú. Trabajó como docente en la Facultad de Ciencias de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Al término de su relación laboral decidió retornar a la tierra del antiguo Imperio Mongol que dominó gran parte de Asia durante el siglo XII, donde estudió geología y trabajó en exploración de cobre y oro.

La experiencia

Mongolia, país soberano, sin acceso al mar, situado entre las regiones de Asia Oriental y Asia Central, es frontera con el sur de China. De ahí, la importancia del papel que le tocó jugar en enero del 2020 al gobierno mongol, luego que el régimen chino informara oficialmente del brote del virus en la ciudad de Wuhan.

El primer caso de coronavirus detectado en Mongolia fue el de un francés que regresó de sus vacaciones de Francia el 2 de marzo. Ese día pasó todos los controles de temperatura.  Entre el 7 y 9 se enfermó  y tras la prueba le detectaron que estaba infectado con el coronavirus.

Ante esta situación lo primero que hizo Mongolia fue paralizar todo el país por unos días. Rastrearon todos los lugares que el francés había frecuentado. Buscaron y ubicaron a todas las personas que el francés había contactado. A cada lugar, restaurante, edificio fue desinfectando y cerrado por dos semanas.

Todas las personas, que de alguna u otra manera tuvieron contacto con el francés, se quedaron en sus casas en cuarentena domiciliaria.

Desde la quincena de marzo se han repatriado 1500 ciudadanos de Mongolia en seis vuelos chárter desde Tokio, Seúl, Estambul y Berlín; en las próximas horas se espera la llegada de otro grupo.

Aquí hay un detalle, de un grupo 1500 pasajeros dieron positivo 16; un promedio de 1 por cada 100, y los 1500 están confinados en cuarentena  bajo estricto y constante control médico.

Se está fumigando las calles especialmente la zona donde se encuentran los pasajeros en cuarentena.

En paralelo, la autoridad dispuso que en el aeropuerto de Mongolia, al pie de la escalinata del avión se desinfecta todo equipaje de mano de los pasajeros, incluso la cartera de mano; y respetando distancia y turno para después subir a un ómnibus.

Se sabe que el coronavirus puede quedar activo en las superficies de plástico hasta 3 días, los pasajeros vienen de un país infectado; lo lógico sería que por prevención y para minimizar contagios lo mejor es empezar a desinfectar todos los equipajes de mano.

En el aeropuerto de Mongolia, al pie de la escalinata del avión se desinfecta todo equipaje de mano de los pasajeros

Más sobre la lucha mongola contra el COVID-19

La rusa Rozaliya Ivanovna Antonova, profesora de la Universidad de Mongolia bajo contrato, contó en sus redes sociales, sobre las medidas de control del coronavirus en Mongolia.

“Durante 3 meses hemos estado viviendo en cuarentena, primero cerramos todos los jardines de infantes, escuelas, luego se dio 2 meses de vacaciones. Cuando llegó el francés infectado, cerraron todas las oficinas e instituciones durante una semana. Actualmente continúa la cuarentena en escuelas y jardines de infancia, hasta el 30 de abril. Los niños estudian en televisión y en línea.

En la calle, tiendas, instituciones, todos con máscaras, sin máscaras, simplemente no sirven en ningún lado. El gobierno se sienta en máscaras, locutores de televisión enmascarados, vendedores, etc.  Todo en máscaras.

¿Cual fue el resultado?

Mientras que en Mongolia, a pesar de la proximidad a China, un solo paciente. Se registraron 16 infectados, todos ellos llegaron del extranjero, donde controlan y aíslan estrictamente a todos los que se han puesto en contacto con los pacientes, todos los pasajeros que llegan con pacientes identificados también están aislados. En el hospital de enfermedades infecciosas luchan las veinticuatro horas del día por la vida de las personas infectadas.

La cuarentena, por extraño que parezca, tiene sus aspectos positivos:

1) Hasta ahora, desde lo local, ni un solo infectado.

2) El número de pacientes pediátricos ha disminuido drásticamente: si antes no había suficientes camas para personas enfermas (800 camas) y se colocaban niños en los pasillos de los hospitales, ahora la mitad de las camas para niños enfermos simplemente están vacías.

3) La población comenzó a prestar más atención a una nutrición adecuada y nutritiva para fortalecer la inmunidad. Se ha vuelto más alfabetizado en la cultura de la alimentación saludable.

4) Delitos, infracciones legales y de tránsito, trastornos por intoxicación disminuyeron drásticamente.

5) Muchos periodistas y científicos han venido a estudiar y comprender este fenómeno, por qué los residentes locales no te enfermes y cuál es su secreto.

6) La gente finalmente apreció el trabajo de su gobierno y sus médicos.

7) El gobierno controla estrictamente los precios de los comestibles en las tiendas: multó a los 20 supermercados más visitados por 20 millones de tugriks por aumentar los precios de la carne.

8) La cuarentena en Mongolia ha reunido a las familias: por tener más tiempo libre, los padres hacen la tarea con los niños juntos, les brindan más atención, cuidado, fortalecen su inmunidad.

La experiencia de Mongolia en la lucha contra el coronavirus