sin categoria

ONU: Más de 820 millones de personas pasan hambre

En la actualidad, más de 820 millones de personas siguen padeciendo hambre; este número supone un retroceso a los niveles de 2010, según el último informe sobre El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo publicado hoy lunes.

El hambre está aumentando en casi todas las subregiones africanas, lo que hace a África la región con la prevalencia de la subalimentación más elevada, situada en casi el 20% de la población, mientras en Asia alcanza al 11%.

La progresión de este flagelo también afecta a América Latina, aunque su prevalencia todavía se sitúa por debajo del 7%.

El ritmo desigual de la recuperación económica socava los esfuerzos por terminar con el hambre y la malnutrición, con un aumento del hambre en muchos países donde la economía se ha ralentizado o contraído, sobre todo en países de ingresos medianos, destaca el informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

“Los nuevos datos confirman que el hambre ha ido en aumento en muchos de los países cuya economía ha entrado en una fase de desaceleración o de contracción. La mayoría de los países (65 de 77) que experimentó un aumento de la subalimentación entre 2011 y 2017 padeció de forma simultánea episodios de desaceleración o de debilitamiento de la economía. Sorprendentemente, en la mayoría de los casos, no se trataba de países de ingresos bajos, sino de naciones de ingresos medios”, se lee en el documento.

La desaceleración y las desigualades, motores del aumento

“La desaceleración de la economía tiene efectos bastante nocivos, porque se ve reflejada en problemas de desempleo, en problemas de salarios, etc. Y eso llega a aminorar el poder adquisitivo de los hogares. Son los más pobres y los más vulnerables los que se ven menos preparados ante la eventualidad de los eventos económicos adversos”, asegura Marco Sánchez Castillo, experto de la FAO.

Sánchez destaca, además, otro aspecto del sistema económico actual que está causando el hambre, son las desigualdades: “las desigualdades en el ingreso y las desigualdades en el acceso a los activos productivos, como la tierra, el capital, los créditos, etc…y el acceso a los servicios básicos, como la salud. En países donde ha habido crecimiento económico, ese crecimiento no le llega a los más pobres para que puedan disminuir sus problemas de hambre e inseguridad alimentaria”.

Además, los conflictos y la violencia en muchas partes del mundo, la variabilidad del clima y la exposición a eventos climáticos extremos más complejos, frecuentes e intensos están mermando los logros alcanzados en la eliminación del hambre y la malnutrición.

https://news.un.org/es/story/2019/07/1459231?utm_source=Noticias+ONU+-+Boletín&utm_campaign=5fe2c8e340-EMAIL_CAMPAIGN_2019_07_15_06_00&utm_medium=email&utm_term=0_e7f6cb3d3c-5fe2c8e340-104608225

Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada día un resumen de noticias en su correo electrónico.